Ecologistas alertan de que hotel proyectado junto a Cala San Pedro es "incompatible" con PORN de Cabo de Gata

Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería)
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo
Publicado 15/04/2018 10:25:37CET

ALMERÍA, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

La asociación 'Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar', en Almería, ha advertido de que la finca donde se asientan los restos de un cortijo que un empresario proyecta reconvertir en hotel rural en el paraje de Los Ricardillos, en el acceso a la cala de San Pedro, es zona B1 en la normativa ambiental del espacio protegido y por tanto "incompatible con la construcción de nuevas edificaciones o rehabilitación de las existentes".

Así se recoge en las alegaciones, a las que ha tenido acceso Europa Press, que el colectivo conservacionista ha presentado ante el Ayuntamiento de Níjar (Almería) tras la salida a información pública del proyecto para el que se ha solicitado licencia municipal de obras si bien es necesario la presentación de un proyecto de actuación que debe ser validado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

'Amigos del parque' alerta, asimismo, en su escrito, de que el promotor de la actuación no pretende rehabilitar las ruinas existentes en el denominado cortijo 'El Ricardillo', "sino construir un edificio de nueva planta en otra ubicación que dice estar en la misma finca pero en otra parcela catastral", para lo que se acoge al apartado 4.2.11. del Plan de Usos y Gestión del parque natural.

La asociación sostiene, sin embargo, que, como las ruinas existentes están en zona B1 y no se pueden rehabilitar "ya que se destina a una actividad económica lucrativa de alojamiento turístico no compatible con los usos y actividades permitidas" en dicha zona, el proyecto no es "viable" de acuerdo al Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) ya que sería necesario que existiesen "restos rehabilitables".

En sus alegaciones, argumenta, asimismo, que el proyecto no hace ninguna mención "sobre los posibles problemas" que se puedan generar relacionadas con la movilidad sostenible ya que solo hay "dos formas de acceso; uno peatonal, un sendero de titularidad pública y un antiguo sendero de donde se ha aperturado un camino ilegal para coches, donde el PORN no permite el uso de vehículos ni el estacionamiento". "El hotel podría tener aforo para más de 50 personas, lo que supondría incrementar en número exponencial de tráfico rodado en la zona y contravenir el plan de movilidad sostenible del parque", añade.

'Amigos del Parque' alude a la "presión humana" y sus consecuencias sobre la calidad del aire o la contaminación acústica y lumínica sobre una zona "natural que actualmente el totalmente virgen" y reprocha que el promotor "omita realizar un adecuado análisis del tratamiento de aguas residuales cuando no es posible la conexión a la red general y no dispone de medios suficientes para tener una planta propia".

Expresa también el colectivo su "sorpresa" ante la afirmación "de el suministro eléctrico será mediante un generador, siendo una improvisación que no solo puede general ruidos y una emisión de gases contaminantes sino un propio perjuicio para los propios usuarios de este hotel, por los continuos cortes de luz" y afea que no se refiera "nada relacionado con la autosuficiencia energética o eficiencia".

El colectivo conservacionista traslada su "preocupación por el modelo de turismo que se puede consolidar en el parque natural de fomentar la rehabilitación de construcciones existentes o en estado ruinoso para un uso turístico".

"Esta asociación considera que el proyecto sometido a información pública ubicado en una zona natural en el Paraje del Ricardillo podría consolidar un precedente peligroso para que se puedan autorizar este tipo de usos en otros lugares vírgenes y protegidos como la Cala de San Pedro, Cala del Plomo y Salinas de Cabo de Gata", remarca para solicitar que se inadmita a trámite el proyecto por "ser contrario a la legislación ambiental y urbanísitica y ser contrario a los intereses públicos y sociales del parque natural de Cabo de Gata-Níjar".

El trámite abierto por el Ayuntamiento de Níjar, que somete el proyecto a 20 días de información pública, da plazo para la recepción de informes sectoriales, entre ellos los de la Consejería de Medio Ambiente y el Parque Natural de Cabo de Gata, en virtud del proyecto, por el que se deberán garantizar los servicios básicos como electricidad, agua, saneamiento, residuos y acceso rodado hasta el establecimiento.

Asimismo, y en caso de contar con informes favorables que avalen la posibilidad de ubicar el establecimiento, el Ayuntamiento tendrá que valorar el interés social y la utilidad pública del mismo para llevar la propuesta a aprobación inicial por parte del pleno del Consistorio nijareño.

Desde el Ayuntamiento han señalado que este tipo de establecimientos, siempre que reúnan las condiciones, contribuyen a "reforzar el tejido productivo de la zona", si bien han precisado que deben contar con las suficientes garantías de acceso a la prestación de servicios para poder autorizar el proyecto que, además, debe acomodarse a las normas urbanísticas del Parque.