CSI-F se suma a las críticas de ANPE, CCOO y UGT y pide la retirada del nuevo modelo de sustituciones

Actualizado 22/10/2010 20:00:18 CET

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sindicato CSI-F se ha sumado a las críticas ya realizadas por ANPE, CCOO y UGT el pasado martes cuando alertaron de la existencia de "graves problemas" y "dificultades" con el nuevo modelo de sustituciones que la Consejería de Educación ha extendido este curso 2010-2011 a todos los centros escolares de la comunidad y que consiste en que cada equipo directivo dispone de un determinado presupuesto --contabilizado en jornadas docentes disponibles-- para decidir qué bajas cubre, cómo y cuándo en su propio colegio o instituto.

Pero CSI-F, además, ha solicitado este viernes en mesa sectorial la derogación de la orden que regula este nuevo sistema de sustituciones y, por tanto, su retirada ya que, en su opinión, pese a haber sido "vendido a bombo y platillo como la solución al problema de cobertura de bajas que los centros vienen padeciendo año tras año, ya está siendo un fracaso en sus inicios".

Según ha explicado el sindicato en un comunicado, las dotaciones de cupos asignadas a los centros es "insuficiente y menos que las asignadas en su momento en la fase experimental realizada durante el curso 2009-2010", con lo cual, "desde el inicio de curso existen centros que se han quedado ya sin el crédito asignado para el primer trimestre y en algún caso incluso para el segundo".

Esta situación, lamenta CSI-F, está creando "graves problemas para los equipos directivos, que están viendo como la Consejería se ha lavado las manos y cargado sobre las espaldas de estos la difícil papeleta de gestionar las sustituciones con presupuestos claramente insuficientes".

CCOO y UGT ya explicaron a Europa Press que hay centros que, dos semanas después de ponerse en marcha el sistema --es obligatorio desde el pasado 1 de octubre-- "han agotado todas las jornadas del primer trimestre, e incluso del segundo", lo cual, está originando "graves problemas" porque los directores no saben a qué criterio atender a la hora de decidir las bajas que deben cubrir.

En este sentido, también el presidente de la Asociación de Directores de Institutos de Andalucía (Adian), José Cercós, lamentó que "a los cinco días de empezar el curso ya hubiera centros que debían jornadas y que estaban en números rojos" debido a que había bajas programadas de larga duración, como las de maternidad o las previstas por enfermedad o licencias de estudios, que han "consumido" todo el presupuesto.

Según Cercós, esto resulta "paradójicamente incomprensible" si se tiene en cuenta que el año pasado, cuando este plan se puso en marcha de forma experimental en 200 centros, los colegios e institutos funcionaron "muy bien" con este sistema y se agilizaron "bastante" las sustituciones. La explicación está, a su juicio, en la "considerable reducción" del presupuesto de este curso 2010-2011 respecto al que manejaban los centros pilotos el año pasado y a la "precipitación e improvisación de la Consejería de Educación, que ha querido extender el plan sea como fuera a todos los centros", ha señalado.

También el secretario general de Enseñanza de CCOO en Andalucía, José Blanco, apuntó a "falta de recursos" como causa principal de los problemas derivados de la puesta en marcha del nuevo modelo de sustituciones del profesorado, ya que el "problema" es que dentro del cupo de jornadas que la Consejería de Educación da a cada centro se incluyen también las bajas "previsibles", como las de maternidad, las producidas por licencias de estudios o por enfermedad de larga duración, que son las que agotan la mayoría del presupuesto.

"Es fácil que en un centro haya tres o cuatro profesoras embarazadas cada curso, de ahí que hayamos pedido en varias ocasiones a la Consejería que saque estas sustituciones que son totalmente previsibles del cupo de jornadas disponibles que tiene un centro", exige Blanco.

La secretaria de Enseñanza Pública de FETE-UGT, Carmen Lagares, coincide en este planteamiento. En declaraciones a Europa Press, ha insistido en que, para que el nuevo modelo de sustituciones del profesorado funcione de forma adecuada y dé agilidad al proceso, es "totalmente necesario dejar fuera del cómputo de jornadas las bajas planificadas".

SE PUEDEN PEDIR MÁS JORNADAS

Ante tales críticas, la Consejería de Educación ha insistido en que la propia orden por la que se regula este nuevo modelo de cobertura de bajas del profesorado contempla la posibilidad de que todos aquellos centros que agoten el presupuesto de jornadas que tengan designadas, puedan solicitar más a la Delegación provincial correspondiente.

Por ello, el director general de Profesorado y Gestión de Recursos Humanos, Manuel Gutiérrez Encina, ha reiterado, en declaraciones a Europa Press, que "el hecho de que a un centro se le agote el presupuesto no quiere decir que no puedan disponer de más jornadas a lo largo del curso, sino únicamente que tiene que pedir un incremento de las mismas de forma justificada".

"Tan pronto como un centro tenga el crédito a cero, o cuando le falten pocas jornadas para ello, tiene que enviar a través del sistema Séneca una comunicación a su Delegación provincial indicando este agotamiento y una justificación. De forma inmediata, en cuanto esto llega, la Delegación incrementa las jornadas disponibles al centro", explica.

Respecto a la posibilidad de sacar del cómputo de jornadas las bajas que son previsibles --maternidad, licencia por estudio o enfermedad prolongada-- tal y como piden los sindicatos, Gutiérrez Encina ha considerado que, de hacerse, sería establecer un "doble modelo" de gestión cobertura de bajas que, para este curso 2010-2011, "no es viable".

Aún así, se mostró "abierto a cualquier proceso que sirva para mejorar todo el sistema de gestión" de los colegios e institutos andaluces, pero antes, ha advertido, Educación tendrá que realizar un "estudio" de cómo va evolucionando este nuevo sistemas de cobertura de bajas docentes, que sólo lleva implantado 19 días de forma obligatoria.