Andalucía garantizará el uso sofosbuvir a pacientes que lo necesiten, según un experto

Actualizado 03/12/2014 11:12:42 CET

El IPT de nuevos fármacos de la hepatitis C dejan 'a priori' a algunos pacientes fuera pese a que podría beneficiarse

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El profesor de Medicina en la Universidad de Sevilla y jefe de la Unidad Médico-Quirúrgica de Enfermedades Digestivas del Hospital de Valme en Sevilla, el doctor Manuel Romero-Gómez, cree que en Andalucía se va a garantizar el uso de sofosbuvir para el tratamiento de la hepatitis C "a todo paciente que le haga falta".

Según explica este experto a Europa Press, la Consejería de Salud andaluza ha creado un grupo de trabajo dentro la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (AETSA) para elaborar unas recomendaciones que la Administración pueda seguir para realizar un uso correcto de los nuevos tratamientos, y tras analizar el Informe de Posicionamiento Terapéutico (IPT) publicado hace dos semanas por el Ministerio de Sanidad.

En Andalucía los gestores sanitarios ya han demostrado su "sensibilidad" con estos pacientes y, pese a que "la aplicación en el día a día es difícil y nos topamos con barreras", considera que se factible pensar que los pacientes andaluces que necesiten el fármaco tendrán acceso.

Cerca de 120.000 andaluces tienen hepatitis C, muchos de ellos padecen la enfermedad de manera crónica, no obstante cree que no es posible hacer una estimación de aquellos que por su gravedad estaría recomendado el uso de sofosbuvir --comercializado como 'Sovaldi' por Gilead--.

"Pienso que son menos de los que dictan los números y el problema sería más abordable de lo que nos pensamos", señala recordando que el pasado verano se han puesto 72 tratamientos de uso compasivo en esta comunidad autónoma.

Romero-Gómez, quien participó en los borradores del IPT, ha lamentado su tardía publicación y que el documento haya dejado fuera investigaciones que apoyaban su uso en pacientes hepáticos menos avanzados. "De alguna manera ha desencantado, deja una sensación de mal sabor de boca porque eran muchos los grupos de pacientes que podían beneficiarse", explica.

No obstante, entiende que dicho informe se realiza de una manera estricta, "buscando lo que sea lo mejor, seguro y barato". En cualquier caso, cree que "claramente se ha priorizado el uso del fármaco a los pacientes que más lo necesitan" y, por tanto, sus recomendaciones en estos pacientes es "sensata". Asimismo, lamenta que el informe haya "hilado tan fino" y recuerda que lo importante no es el coste del fármaco sino si es coste-eficaz su uso.

Pero en general, "la mayoría de las recomendaciones son sensatas, basadas en la evidencia disponible y dibuja un manejo de la hepatitis C complejo", por eso, más allá de las recomendaciones, recuerda que sin llegar a un tratamiento individualizado sí hay que ver al paciente "calibrando" sus necesidades según la enfermedad.

EPIDEMIA DE PRIMERA MAGNITUD

A su juicio, "estamos ante una epidemia que es un problema de primera magnitud" y, lo más importante, "tenemos las herramientas adecuadas en España para controlar esa epidemia". Por eso, vuelve a apoyar su uso en los pacientes crónicos con la enfermedad no avanzada, ya que "desde el punto de vista médico no hay duda de que hay que tratar a todos los pacientes con hepatitis C".

"Curar a un paciente con F2 o F3 es infinitamente más coste eficaz que curarle cuando es cirrótico; estos pacientes se curan para siempre, en cambio el cirrótico puede mejorar pero sigue con sus cirrosis y sigue teniendo riesgos", explica.

Considera que, gracias a los nuevos fármacos, "tenemos una posibilidad de curar y erradicar la enfermedad". Para conseguir este fin, recomienda "sentarse entre todos" los agentes afectados y diseñar una Estrategia o Plan Nacional donde "abordar la epidemia entre todos, dentro de su contexto y planificarla para los próximos 10 o 15 años"; y, así, poder "transmitir tranquilidad a la población".

"Es una enfermad crónica que causa muchísimos problemas de salud que se puede curar con una opción terapéutica bastante bien tolerada y que, en este momento, para los pacientes más graves claramente coste eficaz", advierte.

Tiene la impresión de que, tanto desde el Ministerio de Sanidad como las comunidades autónomas, "se están empezando a darse cuenta de que tienen una oportunidad en sus manos y que de la gestión de ésta oportunidad va a depender mucho su credibilidad en las decisiones que tomen en salud".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies