Investigadores internacionales subrayan la importancia de recuperar el agua de la atmósfera y del subsuelo

Actualizado 23/08/2008 15:33:39 CET

ZARAGOZA, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Tribuna del Agua de la Exposición Internacional Zaragoza 2008 acogió hoy la mesa redonda 'Agua para la recuperación del clima', organizada por la delegación de Eslovenia en la Muestra. La actividad reunió a varios investigadores internacionales en torno a la cuestión del nuevo paradigma del agua, que se basa en la recuperación y preservación de los recursos hídricos de la atmósfera y del subsuelo.

En el encuentro se analizó cómo la recogida del agua de lluvia a gran escala permite renovar el ciclo del agua, controlar la temperatura y contribuir a disminuir el impacto de los períodos de sequía, las inundaciones y los incendios, además de contribuir a la preservación de la biodiversidad.

El investigador de la organización eslovena 'People and Water', Michal Kravcik, explicó que el hecho de que la vegetación atraiga a las precipitaciones no es un conocimiento reciente.

Así, comentó, cuando el navegante y descubridor de América, Cristóbal Colón, llegó a Jamaica observó que en la isla había una hora de lluvia diaria ya entonces atribuyó este fenómeno a la existencia de bosques y zonas de vegetación.

"Colón se dio cuenta también de que en Madeira ocurría lo mismo antes de que se talaran los árboles", continuó Kravcik, quien añadió que es "muy importante" preservar los ríos y los mares, pero también la vegetación ya que ésta "atrae las precipitaciones y favorece la filtración del agua en el suelo".

"En la atmósfera y en el subsuelo hay diez veces más de agua que en los ríos, por eso es tan importante preservar estos recursos hídricos", recalcó el investigador esloveno.

Asimismo, manifestó que la tala de árboles no es la única acción del hombre que afecta a los recursos hídricos del subsuelo y de la atmósfera, puesto que la alteración del curso de los ríos también influye.

Según aclaró Kravcik, al acortar los ríos y eliminar los meandros "el agua desciende con mayor fuerza y erosiona el suelo lo que ocasiona una menor infiltración del agua".

Las ciudades poseen, asimismo, un efecto negativo en la preservación de los recursos hídricos de la atmósfera y del subsuelo ya que el suelo asfaltado no permite la infiltración del agua y esto "aumenta las escorrentías urbanas y el agua regresa al mar sin ser utilizada", subrayó el investigador.

RECOGIDA DE AGUAS PLUVIALES

La recogida de agua de la lluvia no es una solución reciente para aprovechar mejor este recurso natural sino que constituye una actividad "llevada a cabo por muchas civilizaciones a lo largo de la historia", explicó el investigador esloveno.

El antiguo paradigma defendía la preservación del agua de la superficie, ya fuese de ríos, mares o lagos. En la actualidad, hay que plantearse la necesidad de cambiar este paradigma y "promocionar la preservación y recuperación del agua del subsuelo que no se recupera tras las lluvias", agregó Kravcik.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies