El nuevo Plan Autonómico de Control de la Cadena Alimentaria de Aragón mejorará los análisis y la coordinación

Olona, Broto y Celaya, atendiendo a los medios antes de presentar el plan
EUROPA PRESS
Publicado 09/03/2018 14:04:14CET

ZARAGOZA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los consejeros de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, y de Sanidad, Sebastián Celaya, han suscrito este viernes el nuevo Plan Autonómico de Control de la Cadena Alimentaria en Aragón (PACAA) 2017-2020, un documento que pretende mejorar la coordinación entre estos departamentos y también el proceso de control de los alimentos en esta Comunidad.

Los objetivos de este plan son proteger la salud humana, la sanidad animal y vegetal, la seguridad alimentaria, el bienestar animal y los intereses socioeconómicos de los consumidores aragoneses. El documento es una herramienta "fundamental e imprescindible para asegurar algo tan importante como la seguridad alimentaria y garantizar a los consumidores que cuando compran un alimento compran lo que ellos quieren comprar, que obedece a lo que la etiqueta pone", ha señalado Joaquín Olona.

Olona ha subrayado que, además de los aspectos técnicos, una de las novedades que presenta este plan es que "profundiza" en la coordinación de los tres departamentos implicados y "es muy destacable el esfuerzo de coordinación" para impulsar esta política del Gobierno aragonés dirigida a los consumidores.

El consejero ha observado que la seguridad alimentaria se logra con el compromiso de la administración pública y de las empresas y productores que "se tienen que someter a unas exigencias muy estrictas" y, en ocasiones, su incumplimiento se traduce en sanciones, ha observado.

Ha apuntado que en materia de control de la cadena alimentaria, en Aragón "no cabe hablar de problemas sistemáticos" sino de situaciones "de carácter puntual". "Por suerte no estamos sometidos a crisis alimentarias" dado que en esta Comunidad se trabaja desde hace "muchísimos años" y "siempre se ha sido muy exigente y los productores, agricultores, ganaderos y comerciantes han demostrado ser muy responsables".

En este punto, el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ha detallado que en la Comunidad hay 20.000 establecimientos alimentarios --con 8.000 comercios minoristas y algo más de 8.500 establecimientos de comidas preparadas--, "y se hacen 33.000 inspecciones cada año, lo cual supone que hay un control muy importante". Además, se realizan más de 500 auditorías y cientos de muestreo.

Como resultado de estos controles, se han detectado irregularidades que han dado lugar a la imposición de más de 1.300 sanciones, 31 suspensiones de actividad y retiradas de productos de mercado. Para realizar estos análisis se cuenta con 300 profesionales entre veterinarios, farmacéuticos, técnicos de laboratorio.

INCIDENCIAS PUNTUALES

Ante cualquier incidencia o alerta existe un servicio "de guardia, de urgencia" que se pone en marcha para paralizar el problema, si bien ha coincidido en señalar que se registran incidencias "sencillas", como puede ser una salmonelosis, o en casos "que vienen de fuera", como ocurrió con el atún rojo contaminado, "y lo importante es tener rápidamente esa alarma para poder avisar a todos los establecimientos que han adquirido el producto para que no lo pongan a la venta o al uso del público".

Celaya ha remarcado, asimismo, que este plan propiciará "una gran coordinación entre los tres departamentos para que trabajemos al unísono" y con políticas "transversales". "Cada vez nos tenemos que acostumbrar más a trabajar de manera transversal que es lo que conduce a políticas de éxito en un gobierno", ha defendido.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha comentado que el actual Ejecutivo aragonés está impulsando "muchos proyectos colectivos" para atender a las preocupaciones de los ciudadanos y dar una respuesta "adecuada".

Desde la Dirección General de Consumo se continuará trabajando para garantizar a los consumidores que los etiquetados de los productos son los correctos y responden "realmente a lo que pone", con campañas de inspección y mediante denuncias si es necesario.

"Con nuestras competencias garantizaremos que esos productos que se consumen están en perfectas condiciones", ha asegurado Broto, para afirmar que el Gobierno aragonés está "muy orgulloso del sector agroalimentario, que tiene mucha importancia en la economía aragonesa".

COMUNIDAD DESTACADA

Por su parte, el catedrático de Sanidad Animal, Juan José Badiola, que ha impartido una conferencia durante la presentación este viernes del PACCAA, ha sostenido que Aragón "es una comunidad destacada en el ámbito alimentario y en el control alimentario, aquí hacen las cosas en serio y los resultados ahí están".

Badiola, miembro de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, ha manifestado que el riesgo alimentario "está donde menos te lo esperas" y "no es fácil saber" de dónde puede venir el riesgo.

"Vivimos en un mundo global, con constantes cambios climáticos de todo tupo, los patógenos evolucionan y no es fácil de prever", ha reiterado, apuntando que los riesgos el seguridad alimentaria podrían proceder de las biotoxinas marinas, de la contaminación ambiental o del propio cambio climático, dado que "una parte relevante de los patógenos los transportan los mosquitos y eso siempre es un factor de riesgo".

TODAS LAS ETAPAS

Los controles efectuados por los inspectores en el ámbito del PACCAA abarcan todas las etapas de la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta la transformación y comercialización de los productos, con el objetivo de verificar el efectivo cumplimiento de la normativa comunitaria, nacional y autonómica en materia de agricultura, seguridad alimentaria (prestando especial interés a los riesgos abióticos, riesgos bióticos emergentes y a la nutrición humana) y consumo.

Desarrollo Rural y Sostenibilidad se ocupa de la planificación, coordinación y ejecución de los 14 programas de control oficial vinculados al ámbito de la producción primaria y calidad alimentaria, con la implicación de las direcciones generales de Alimentación y Fomento Agroalimentario y de Sostenibilidad. Asimismo, la Agencia Aragonesa de Seguridad Alimentaria tiene como principal misión orientar a los poderes públicos para adoptar las decisiones más correctas en materia de seguridad alimentaria.

El Departamento de Sanidad es el competente en el control oficial de la cadena alimentaria de Aragón en las fases posteriores a la producción primaria. Es decir, controla establecimientos alimentarios y alimentos con repercusiones en la seguridad alimentaria.

En concreto existen cuatro programas que controlan: el bienestar animal en el matadero; los subproductos de origen animal no destinados a consumo humano; los residuos de determinadas sustancias en productos de origen animal en fases posteriores a la producción primaria; y las condiciones higiénicas de mataderos, salas de despiece, almacenes e industrias cárnicas, y establecimientos de manipulación de caza silvestre y salas de tratamiento de reses de lidia.

El Departamento de Ciudadanía, a través de la dirección general de Protección de Consumidores y Usuarios, se encarga de los controles oficiales en los establecimientos en la fase de comercio, en la que se pone el alimento a disposición del consumidor.

En este punto, se controla el cumplimiento de la legislación que regula el deber de informar correctamente y de manera veraz a los consumidores, el etiquetado, la publicidad y las condiciones de venta, así como las prácticas comerciales desleales con los consumidores y usuarios.

Entre las actuaciones que se realizan se pueden encontrar: campañas de inspección Del mercado, actuaciones en caso de incumplimientos en materia de información y calidad (por adulteración y fraude de la calidad, fraude en el peso, precio, transacciones comerciales, o normalización y condiciones de venta), toma de muestras, actuaciones derivadas de la Red de Alerta y en caso de denuncias.