La Junta General recibe una petición para conocer el número de bienes inmatriculados por la Iglesia Católica

Catedral de Oviedo.
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 15/05/2018 15:11:25CET

OVIEDO, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Peticiones y Derechos Fundamentales de la Junta General del Principado de Asturias (JGPA) analizará este miércoles 16 de mayo una petición que solicita conocer el número de bienes inmatriculados por la Iglesia Católica, pese a carecer de título expreso de propiedad sobre los mismos. La comisión se reúne a las 10.25 horas en la Junta General.

El parlamento asturiano tratará así la petición del Grupo de Inmatriculaciones Asturias, un colectivo que está a su vez integrado en la coordinadora estatal 'Recuperando'. Están llevando la misma iniciativa a otros parlamentos y ayuntamientos, según ha confirmado a Europa Press José María Rosell Tous, portavoz del colectivo.

La Comisión de Peticiones y Derechos Fundamentales examina peticiones, individuales o colectivas, que se dirijan a la Cámara, de tal forma que tendrá que analizar el contenido de la iniciativa y dar una respuesta, sin descartar que pueda acordar la remisión del asunto a otra institución.

Rosell Tous ha explicado que, en base a la experiencia que tienen en otros territorios, su petición es apoyada por PSOE, Podemos e IU. En ocasiones, ha añadido, Ciudadanos y PP también la apoyan, dependiendo. Según Rosell Tous la están apoyando en aquellas comunidades o consistorios "donde hay un mayor sentimiento de defensa de lo público".

En el texto de la petición, señalan que los parlamentos de Navarra, País Vasco, Canarias y Baleares ya han aprobado iniciativas legales para solicitar esa información a los decanatos de los registros de sus correspondientes territorios. Y añaden que también ha ocurrido en muchos municipios de todo el territorio del Estado, por unanimidad o amplias mayorías, como Córdoba, Valladolid o Vitoria.

El colectivo señala que un artículo de la Ley Hipotecaria permitió equiparar a la Iglesia con la Administración pública, otorgándole el privilegio de acceder al registro de la propiedad si necesidad de acreditar título formal que amparase su derecho. Otro artículo, añaden, concedía funciones notariales a los diocesanos, de forma que "un obispo podía certificarse a sí mismo la titularidad de un inmueble no inscrito". La reforma de 1998 permitió la inmatriculación de los templos de culto.