Podemos, Cs y críticos del PP abandonan el Pleno al intervenir Carrancio

Actualizado 04/12/2017 20:37:13 CET

 

SANTANDER, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los diputados del PRC y el PSOE, y el exdiputado de Ciudadanos Juan Ramón Carrancio, que se mantiene en el Grupo Mixto, han hecho decaer con sus votos en contra las proposiciones no de ley contra el transfuguismo registradas por los tres partidos de la oposición -PP, Podemos y Ciudadanos-, para forzar al Gobierno a que no negocie los presupuestos de 2018 ni ningún otro asunto con Carrancio, al que consideran un "tránsfuga de libro".

El diputado en cuestión ha reiterado que no es un tránsfuga, que no está en ningún otro partido, y que no tiene "ninguna intención de irme al PSOE, ni al PRC y, mucho menos, a un partido que paga su sede con dinero negro, como el PP". "En principio, mi próximo destino es fácil que vuelva a ser mi puesto de funcionario", ha añadido.

Por su parte, el PP ha denunciado que no solo se ha dejado a Carrancio en el Grupo Mixto sino que tiene "más prerrogativas" que ningún otro diputado, y recibe recursos como grupo parlamentario. El portavoz del PP, Eduardo Van den Eynde, ha pedido que se reconsidere el acuerdo de la Mesa por el que se aprobaron las normas de funcionamiento del Grupo Mixto, y que Carrancio, que también se mantiene como miembro de la Mesa del Parlamento, pase "inmediatamente" a ser diputado no adscrito.

Van den Eynde ha dicho que PP y Podemos han incurrido en "pardillismo político" al aceptar esas normas de funcionamiento del Grupo Mixto y cuando han pedido su reconsideración les han dicho "Santa Rita lo que se da no se quita".

"El Gobierno dice que no pacta con tránsfugas pero el tránsfuga dice que sí", ha señalado el portavoz del PP, quien ha dicho que el acuerdo estaba cerrado antes de la reuniones con los grupos parlamentarios y ha pedido al presidente de Cantabria y secretario general del PRC, Miguel Angel Revilla, que "no de nunca más clases de ética política", porque "después de contribuir a emponzoñar la vida democrática de Cantabria, ya no es víctima, es verdugo", ha dicho.

"CONNIVENCIA OBSCENA CON UN TRÁNSFUGA"

En la misma línea, el portavoz de Cs, Rubén Gómez, ha recordado cuando Revilla situaba a los tránsfugas a la altura de los narcotraficantes y se ha preguntado "qué les ha hecho pasar de ser "radicales" luchadores contra el transfuguismo a mantener una connivencia obscena con un tránsfuga".

Gómez ha destacado que Carrancio ha dicho que "ha negociado con varios consejeros", y ha mostrado una foto tomada la tarde que éste se ha reunido con el consejero de Economía, el socialista Juan José Sota, y el portavoz parlamentario del PRC, Pedro Hernando, dentro de la ronda de negociación del presupuesto.

"Las ambiciones personales, los intereses espurios, han hecho que nuestras instituciones retrocedan 25 años en el pasado y como en tiempos de Hormaechea, no solo sucede que haya algún apellido familiar de por medio, también el transfuguismo está presente", ha dicho.

El portavoz de Cs ha reiterado que PRC y PSOE pretenden "normalizar el transfuguismo" y buscan "callar sus conciencias engañándose a sí mismos". "Es una cuestión de ética, de higiene democrática", ha dicho.

Sin embargo, el portavoz del PSOE, Víctor Casal, ha dicho que es Cs el que ha provocado la actual situación por su "transfuguismo ideológico", que ha hecho que "gran parte de sus militantes" y cargos públicos abandonen el partido naranja, y ha añadido que ni el Gobierno ni el Parlamento tienen "culpa" del "desmenbramiento" de Cs.
El portavoz socialista también ha recordado que las actas de diputado son personales, no de los partidos.

PODEMOS TIRA DE HEMEROTECA

Por su parte, Podemos ha tirado de hemeroteca para intentar demostrar que lo que está haciendo el Gobierno PRC-PSOE con Carrancio es "exactamente lo mismo" que hizo Juan Hormaechea en la legislatura 1988-1991 con dos diputados tránsfugas del PRC, Esteban Solana y Ricardo Conde.

Así, han recopilado declaraciones de aquella época, cuando desde el PRC se recalcaba que el Grupo Mixto no estaba concebido para albergar "disidentes de otros partidos" y Revilla se mostraba "asqueado" al conocer que uno de los tránsfugas del PRC iba a ser consejero de Sanidad en el Gobierno de Alianza Popular.

"Nosotros estamos asqueados de ver cómo el Gobierno negocia con un diputado que no representa a nadie", ha señalado el ponente de Podemos, José Ramón Blanco, quien ha acusado al portavoz del PRC, Pedro Hernando, de ser "quien ha negociado la situación de este señor". "Usted ha comprado al diputado tránsfuga", le ha espetado, mientras que a Revilla le ha dicho que "lo que está sucediendo este mes va a ser su legado: Un Parlamento manchado por la corrupción".

El portavoz del PRC ha negado toda similitud con lo ocurrido en 1988 y 1989, destacando que aquellos diputados del PRC fueron "comprados" y no es que votasen con el Gobierno sino que se pasaron al Grupo Popular. "Ustedes inventaron el transfuguismo en Cantabria y lo pagaron", ha dicho al PP.

Al mismo tiempo, ha retado al PP a presentar una propuesta para cambiar las normas, para que los escaños pertenezcan a los partidos y no a los parlamentarios, algo a lo que a su juicio no se atreven "no vaya a ser" que los diputados 'díscolos' "tengan que dejar el Grupo Popular si les expulsan del partido".

18 VOTOS EN CONTRA, 15 A FAVOR

En los tres casos el resultado de la votación ha sido de 18 votos en contra y 15 a favor (faltaban dos diputadas del PP). Ha sido un debate tenso y con constantes cruces de reproches, que ha tenido su punto álgido cuando el diputado del PP Francisco Rodríguez Argüeso ha tratado de impedir la intervención en la tribuna de Carrancio alegando que no le corresponde y que se estaban incumpliendo las normas de funcionamiento aprobadas para el Grupo Mixto y el propio reglamento del Parlamento.

La presidenta de la Cámara, Lola Gorostiaga, ha asegurado que "no se ha vulnerado nada" y que la ordenación de los debates se acuerda en la Junta de Portavoces. La socialista ha retirado la palabra al diputado del PP, que le ha pedido "écheme", a lo que Gorostiaga ha respondido "no me da la gana".

El 'popular' ha espetado "estamos perdiendo la cabeza en este Parlamento", y cuando Carrancio ha comenzado a hablar ha abandonado el hemiciclo. Tras él han hecho lo mismo los tres diputados de Podemos, el de Cs y los parlamentarios del PP contrarios a la nueva dirección de su partido, no así la propia presidenta del PP, María José Saénz de Buruaga y sus diputados afines. Todos ellos han vuelto a sus escaños tras la intervención de Carrancio.

Fuentes del PP han explicado a Europa Press que "ha sido un acto espontáneo y una decisión individual de cada diputado que no estaba pactada de antemano, ni dentro del grupo popular ni con Podemos y Ciudadanos".

Estas mismas fuentes han precisado que los diputados han decidido marcharse por una discrepancia sobre la ordenación del debate y el uso de la palabra de un diputado, y que lo ocurrido no tiene nada que ver con lo que se estaba debatiendo, el rechazo al transfuguismo, que se ha plasmado tanto en la iniciativa presentada al pleno, como en el voto.

La presidenta del PP "no se ha levantado porque ha considerado que no tenía que hacerlo", puesto que todas las cuestiones relacionadas con la ordenación de los debates, incluidas las quejas, se dirimen en la mesa y la junta de portavoces, explican desde el partido. Los diputados Ildefonso Calderón, Iñigo Fernández e Isabel Urrutia tampoco se han levando.