La UE ve a España como "un modelo a seguir" por su "buen funcionamiento" frente a los incendios

Actualizado 17/08/2009 21:06:34 CET

Los expertos inciden en que los incendios son "inevitables" y abogan por implicar a los ciudadanos

SANTANDER, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El investigador del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Centro de Investigación de la Comisión Europea sobre Incendios Forestales, Jesús San Miguel, afirmó hoy en Santander que desde el punto de vista europeo, España es "un ejemplo a seguir" por su "buen funcionamiento" frente a los incendios forestales, ya que hay un Ministerio que "lleva la parte de líder nacional a la vez que coordina internamente".

San Miguel se pronunció así durante su participación en el seminario 'Presente y futuro de los incendios forestales. Su repercusión en el medio natural', que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

San Miguel consideró que España es "un caso único de buen funcionamiento, por lo menos desde el exterior", en la Unión Europea, donde el trabajo en incendios forestales resulta "complejo", especialmente en los países en los que esta cuestión la aborda más de un ministerio. Al respecto, afirmó que en la UE, "una política de protección de bosques o prevención de incendios es muy difícil porque no sabemos quiénes van a ser los interlocutores".

Además, afirmó que en España hay "buena información" sobre incendios, mientras que en Europa "falta mucha información". Al respecto, señaló que mientras España es el país "con la mejor base de datos de incendios", en la UE no se conocen ni las causas de éstos ni hay estimaciones socioeconómicas, aunque estimó que los incendios afectan a unos 4.000 millones de hectáreas cada año.

Por su parte, el teniente general jefe de la Unidad Militar de Emergencia, Emilio Roldán, afirmó que la "mayor dificultad" que existe en España es que el nivel de alerta de incendios no es homogéneo en todas las autonomías al depender de los planes territoriales de cada una. "No todo el mundo llama nivel 2 a lo mismo", incidió.

Además, declaró que en una misma comunidad las posturas "a veces son divergentes" porque mientras desde Medio Ambiente se acepta cualquier medio que llegue para ayudar en un incendio, otro departamento "más político" piensa que "pedir apoyo fuera denota que la comunidad no llega con sus medios y es más reticente", lo que produce "retrasos" en las actuaciones. "Es otra dificultad que tenemos, las reticencias de llamar al Estado porque no se ha podido afrontar un incendio con los propios medios", indicó.

Mientras, la directora general de Biodiversidad del Gobierno de Cantabria y directora del curso, Eugenia Calvo, aseguró que la colaboración "intradepartamental" es "una de las claves en materia de incendios forestales", así como la planificación y la prevención, esta última también "fundamental", dijo, en las quemas controladas, cuyo caso comparó a "una pescadilla que se muerde la cola" porque los momentos mejores para las quemas son los de mayor riesgo de incendios.

Al respecto, vaticinó que Plan 42 será "una herramienta fundamental", y en este sentido abogó por "ser capaces de implicar a los agentes causantes de los incendios", siguiendo la filosofía de "si no puedes contra ellos, únete".

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Al hilo, se remitió a los datos "espeluznantes" de Cantabria, donde la "práctica totalidad" de los incendios son causados por personas. "La gente ha quemado toda la vida", recordó, y por ello desde su departamento se pretende "intentar concienciarles". "Debemos ser capaces de pactar e invitar a la ciudadanía a participar, porque la prevención y la extinción no se pueden hacer desde un despacho", subrayó.

Finalmente, opinó que la UE necesita una política forestal y de incendios, con su correspondiente dotación económica, porque ahora los políticos tienen que ir a Bruselas "arañando, como si esta política no fuera lo suficientemente importante".

Por su parte, el director general de Medio Natural de la Junta de Extremadura, Guillermo Crespo, incidió en que se debe asumir que los incendios "han formado y formarán parte de la naturaleza", y por tanto, hay que "desdramatizarlo", aunque este hecho no puede llevar a la "pasividad".

Crespo afirmó que se está ganando la batalla del juicio social, pues mientras antes la quema del monte no estaba mal vista e incluso se veía como "forma de rebeldía", ahora, sobre todo en los pueblos conscientes de que su economía está asociada al paisaje, "ya se reprocha a los convecinos".

El director general aseguró que "si se saben las causas de un incendio, aparecerán otras nuevas" porque se trata de "una dinámica viva" y señaló que el abandono de la vida rural es un elemento en contra de la lucha contra los incendios, así como su divulgación por parte de los medios de comunicación. "Cuando no hay tonadilleras que se casen con toreros y la televisión saca incendios mañana y tarde, salen más incendios", aseveró, una opinión que compartió Calvo.

Mientras, la profesora del Departamento de Análisis Geográfico Regional de la Universidad Complutense, Cristina Montiel, indicó que tres elementos "clave" en la lucha contra incendios son las áreas de Medio Ambiente, Protección Civil y Ordenación del Territorio,

Al igual que Crespo, instó a aceptar que los montes "van a arder". "Los incendios son inevitables, lo evitable es la catástrofe", incidió.