Los responsables de Tiermes solicitarán que el campo de batalla de Alhandega, en Caracena (Soria), sea declarado BIC

 

Los responsables de Tiermes solicitarán que el campo de batalla de Alhandega, en Caracena (Soria), sea declarado BIC

Actualizado 15/04/2008 15:03:57 CET

Los desfiladeros y hoces de esta zona fueron testigos de la derrota de Abderramán III en el 939

MONTEJO DE TIERMES (SORIA), 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

El codirector del Proyecto Life Tiermes y secretario de la Asociación de Amigos del Museo de Tiermes anunció que ambas entidades solicitarán a la Junta que se declare Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de Sitio Histórico, al campo de batalla de Alhandega.

En concreto, Ignacio Aldecoa, en un comunicado recogido por Europa Press, indicó que presentarán un escrito ante la Delegación de la Junta de Castilla y León en Soria y ante la Dirección General de Patrimonio en el que solicitarán que se incoe el expediente para que el campo de batalla de Alhandega, en las hoces y desfiladeros que rodean Caracena y la comunican con Tarancueña (Soria), sea declarados BIC.

La importancia del hecho militar, su repercusión histórica y el interés del paisaje de Tiermes Caracena y la presencia de numerosos restos históricos en la zona (Yacimiento de los Tolmos, Castillo y Villa medieval de Caracena, atalayas islámicas y cristianas, iglesias románicas, Yacimiento Arqueológico de Tiermes, etcétera) justifican la declaración, además del positivo efecto que tendría tal declaración para el turismo en esta zona de Soria, tan despoblada y necesitada de apoyo institucional, indicaron las mismas fuentes.

Según Aldecoa, el campo de la Batalla de Alhandega reúne los requisitos contemplados en la Ley 12/2002 de 11 de julio de Patrimonio Cultural de Castilla y León, que en su artículo 8 define la categoría de sitio histórico como el lugar o paraje natural vinculado a acontecimientos o recuerdos del pasado, tradiciones populares, creaciones culturales o literarias, y a obras del hombre que posean valor histórico, etnológico, paleontológico o antropológico.

"Esta propuesta quiere promocionar los recursos históricos y patrimoniales de Caracena, Tarancueña y toda la comarca de Tiermes Caracena, que bien aprovechados y difundidos generarán empleo y riqueza", añadió el codirector de Tiermes.

En la actualidad existen en Castilla y León siete Bienes de Interés Cultural declarados como sitio histórico: Las Salinas de Poza de la Sal (Burgos); Vivar del Cid (Quintanilla-Vivar, en Burgos); el campo de la Batalla de los Arapiles (Calvarrasa de Arriba y Carbajosa de la Sagrada, en Salamanca); el Valle de las Batuecas, en La Alberca (Salamanca); la Fiesta del Paso del fuego y Las Mondidas, en San Pedro Manrique (Soria); el Palacio Real de los Reyes Católicos en Medina del Campo y Villalar de los Comuneros, ambos en la provincia de Valladolid.

A juicio del Life y la Asociación de Amigos del Museo, la batalla de Alhandega en las hoces entre Caracena y Tarancueña merece incorporarse a este patrimonio común de los castellanoleoneses.

La importancia que tuvo la Batalla de Alhandega para la reconquista es reconocida por los especialistas. En el año 939 Ald-el-Rahmán III decide castigar a los reinos cristianos del norte lanzando la 'Campaña de la Omnipotencia'.

Según modernos estudios una primera batalla se desarrolla durante cuatro largos días ante los muros de Simancas. Tras sufrir ambas partes miles de muertos y exhaustos los contendientes, el Califa Cordobés estima según las fuentes árabes que el orgullo cristiano ha recibido su merecido, ordenando el retorno a sus dominios. Pero en la retirada musulmana hacia Atienza, sus ejércitos se internan por abruptos barrancos y escarpados desfiladeros que los analistas modernos sitúan cerca de Caracena, siguiendo una ruta por unas profundas hoces que comunica esta villa soriana con Tarancueña a través de los llamados Tolmos, dirigiéndose sin saberlo a un segundo y terrible campo de batalla.

Los cristianos de la zona de Tiermes y Caracena, perfectos conocedores el terreno como 1.100 años antes lo fueron en la misma zona los termestinos arévacos que se enfrentaron a las legiones del cónsul Q. Pompeyo en 141 antes de Cristo, aguardan a las tropas califales en los desfiladeros. Mientras, la avanzada del ejército cristiano del Rey Ramiro pisa los talones a la retirada del ejército cordobés y obliga a este a avanzar apresuradamente, cayendo finalmente los musulmanes en una emboscada.

Según los cronistas, la Batalla de la Alhandega, poco después de la de Simancas, se convierte en un infierno para las tropas musulmanas. La victoria cristiana lleva el desconcierto al Califato de Córdoba e inicia así un tiempo de exitosas campañas militares cristianas que pondrán en jaque el dominio musulmán de la meseta desde Zamora hasta Soria. Abderramán III castigará al regresar a Córdoba duramente a parte de su caballería, culpándola de la derrota y no dirigirá personalmente ninguna campaña más hacia territorio cristiano.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies