Absuelto el exjugador del Barça Oleguer Presas por el desalojo de un bar de Sabadell en 2003

Publicado 02/03/2018 14:35:58CET

   SABADELL (BARCELONA), 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El exjugador del FC Barcelona Oleguer Presas ha quedado absuelto de las acusaciones de atentado y resistencia a la autoridad, daños y desórdenes públicos por el desalojo del Bar Bemba de Sabadell el 27 de septiembre de 2003.

   El juzgado de lo Penal 2 de Sabadell considera inocentes a Presas y a otras diez personas de dichas acusaciones y ha apuntado a que los altercados que se produjeron "tuvieron su causa en una intervención inicialmente innecesaria" de la policía, y ha indicado la posibilidad de que fuera desproporcionada, deteniendo a personas sin criterios rigurosos de responsabilidad, tal como ha señalado la sentencia recogida por Europa Press.

   El juez ha estimado probado que cerca de 200 jóvenes estaban "en actitud festiva" y que no estaban mostrando comportamientos violentos, hasta que se personaron en el lugar el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos y su hermano responsable de la policía, Paco Bustos, provocando cierta alteración, y que fue entonces cuando les pidió que se marcharan u ordenaría que se cargara.

   Según el texto, recogiendo el testigo durante la celebración del juicio del entonces intendente de la Policía Municipal, Jorge Roviralta, se trataba de una nueva unidad de antidisturbios del cuerpo local que Bustos quería "probar".

   La resolución también ha destacado que la intervención policial provocó la dispersión de los jóvenes por la ciudad, como en otro local, el Bar Sorginak, donde pese a que el propietario estaba haciendo salir a la gente "varios agentes entraron igualmente en el bar de forma sorpresiva y haciendo más fuerza de la mínima imprescindible".

   El juicio se celebró en dos sesiones: una primera el pasado 18 de enero, con la comparecencia de los acusados, y la segunda el 7 de febrero, con diversos testigos como el entonces intendente de la Policía de Sabadell y el actual portavoz del PSC en la ciudad, Josep Ayuso, entonces en el equipo de gobierno con Bustos, entre otros.

   El 27 de septiembre de 2003 la Policía Municipal de Sabadell y el Cuerpo Nacional de Policía detuvieron a once personas, cuando el establecimiento celebraba una fiesta de clausura.