La criptomoneda catalana Croat cumple un año: "Aspiramos a alcanzar el 10% del PIB en tres años"

Actualizado 15/08/2018 14:26:21 CET

La comunidad de usuarios prevé un futuro "espléndido" y cree que la situación política beneficia a la moneda

BARCELONA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

La criptomoneda catalana Croat cumple este miércoles su primer aniversario y, por ello, su comunidad de usuarios ha organizado diversas acciones para celebrarlo y dar a conocer la divisa, a la que auguran un futuro espléndido: "Aspiramos a alcanzar el 10% del PIB catalán en tres años, que es el equivalente a 24.000 millones de capitalización".

En una entrevista de Europa Press, el portavoz del grupo 'Primer aniversario de la comunidad de usuarios Croat' y activista para la divulgación de la moneda, Josep Lluís Martínez, ha explicado que la divisa cuenta con muy buena salud y que está preparada para sobrevivir en un futuro lejano: "Todo apunta a que tendremos el éxito por el que estamos trabajando".

Igual que el creador del Bitcoin, que permanece en el anonimato bajo el nombre de Satoshi Nakamoto desde el nacimiento de la moneda (2009), los desarrolladores del Croat no quieren, por el momento, revelar su identidad, por lo que han delegado su representación a un embajador, Gerard Duelo.

SU MINADO TERMINARÁ EN CUATRO AÑOS

Un año después de su lanzamiento, hay 47 millones de Croats en circulación de los 100,4 millones totales, cuyo minado está previsto que acabe en cuatro años, algo que contrasta con los 21 millones de monedas del Bitcoin, cuya emisión está prevista que acabe en 2140.

El sistema de minado libera un bloque de Croats cada 60 segundos y actualmente hay cerca de 100 mineros registrados y 50 negocios donde se puede pagar con esta moneda, aunque Martínez explica que tanto el número de establecimientos como el de mineros es indeterminado porque muchos no están registrados y se puede minar desde fuera de Catalunya.

"El minado es similar al del Bitcoin, y su funcionamiento se denomina 'por prueba de esfuerzo', que quiere decir que éste depende de la potencia de procesamiento de los equipos", ha detallado.

VOCACIÓN GLOBAL Y CATALANA

Martínez explica que la idea del Croat le sedujo por su vocación global y catalana al mismo tiempo, además por la economía alternativa que supone el uso de criptomonedas: "Me interesó porque el mundo está evolucionando, y la banca está teniendo problemas".

"Lo que sí está demostrado es que en tiempos de crisis el proceso inflacionario de los países emergentes, que son los que se vuelcan más en las criptomonedas, no sufre tanto. Nos tenemos que proteger ante lo que venga", ha razonado.

Martínez cree que su naturaleza descentralizada la convierte en la moneda de la gente: "Eliminamos intermediarios y empoderamos la economía. Es algo que está pasando en muchos países africanos y del mundo árabe".

BUENA SALUD

Sin embargo, reconoce que la mayoría de criptomonedas no van a sobrevivir, teniendo en cuenta que el 46% de las Ofertas Iniciales de Moneda (ICO, por sus siglas en inglés) que se lanzaron en 2017 ya no existen: "Con las monedas 'minables' pasará lo mismo".

"Nuestra moneda viene de un protocolo algorítmico mucho más avanzado que en su momento fue el del Bitcoin. Éste ha salido diez años más tarde, la tecnología ha evolucionado, y cuenta con transacciones inmediatas y comisiones más bajas", ha valorado.

Asimismo, el valor del Croat gira actualmente en torno al céntimo de euro y cuenta con una tendencia estable, según Martínez, pero ésta "va de la mano del Bitcoin", ya que marca las subidas y bajadas del precio de las otras criptomonedas.

COMUNICACIÓN Y VOCACIÓN SOCIAL

Justo en su primer aniversario, la moneda ha sido incluida en el listado de criptomonedas elaborado por la casa de intercambio CoinMarketCap, donde ocupa el puesto 941 en un ranking encabezado por el Bitcoin, Ethereum y XRP.

Desde el grupo de usuarios, que han organizado una encuesta dirigida a los usuarios con la que repartirán algunas monedas, celebran esta inclusión como un gran paso para la adopción masiva de la divisa, aunque señalan que "hace falta mucha comunicación".

La moneda también tiene una vocación social, ya que en marzo se impulsó una donación de 15.000 Croats que recibió la Fundación Althaia para construir el nuevo Hospital de día de Oncología y Hematología en Manresa (Barcelona).