El Govern lamenta "sarcasmo" del PSC con la L9 y trabajará con L'Hospitalet para financiar sus estaciones

Visita de obras a la L10, con el conseller J.Rull
EUROPA PRESS
Actualizado 11/01/2017 15:07:45 CET

Rull trabaja en un plan que "no implica económicamente" al consistorio de Núria Marín

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull, ha lamentado este miércoles el "sarcasmo" del PSC sobre la L9 de Metro y ha asegurado que trabaja con el Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para financiar sus dos estaciones, Provençana e Ildefons Cerdà.

"Que el PSC hable de pedazos a la hora de referirse a soluciones de la L9 es un sarcasmo, porque parte del problema es la mala concepción de la financiación de esta obra" cuando gobernaban los socialistas en la Generalitat, ha dicho el conseller en una visita de obras de la futura estación de Foneria de la L10.

El vicepresidente y conseller de Economía de la Generalitat, Oriol Junqueras, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, firmaron un acuerdo en diciembre por el que el Ayuntamiento comprará inmuebles del Govern por 40 millones para que éstos se destinen a la L10 Sur de Metro con el fin de abrir a principios de 2018 las nuevas estaciones de Foneria y Foc Cisell, en los barrios de la Marina y con un coste conjunto de 44 millones, tras unas obras que se desarrollarán a lo largo de este 2017.

El lunes, el segundo teniente del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, aseguró que "la solución no es hacer a pedazos una infraestructura de transporte y tampoco puede ser que sean los ayuntamientos los que acaben avanzando el dinero de las estaciones de Metro porque no todos tienen la misma capacidad económica que el de Barcelona".

"Si el PSC está dispuesto a trabajar con lealtad institucional, que creo que sí, siempre nos encontrará, pero si son partidistas, seremos contundentes", ha contestado Rull a Collboni, y ha añadido que entre todos se encuentran soluciones, pero que cuando se opta por el partidismo éste lleva al encallamiento.

El conseller también se ha dirigido a la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, que el lunes también aseguró que el consistorio no tenía la capacidad financiera del de Barcelona y pedía al Govern que aportara soluciones para financiar las estaciones de Provençana e Ildefons Cerdà, que supondrán un coste de unos 39 millones.

En este sentido, Rull ha explicado que la Generalitat ha fijado un calendario de reuniones con el consistorio y que están trabajando en un plan para financiar las dos estaciones, un proyecto que ha declinado detallar pero que, ha asegurado, "no implica económicamente" al ayuntamiento.

"Sería difícilmente comprensible que hubiera un decalaje muy grande entre la inauguración de las estaciones de Foneria y Foc Cisell de Barcelona y las dos de L'Hospitalet. Estamos trabajando para que esto no pase", ha afirmado, y ha añadido que, gracias al acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona, las cuatro estaciones están más cerca de ser una realidad.

Sobre las dos estaciones de Barcelona, Rull ha indicado que se ha estado trabajando en la seguna vía y segunda catenaria --para lo que se han invertido 38 millones de euros, a los que se suman 80 del túnel-- y que en febrero se iniciarán las obras propias de las estaciones para que entren en servicio en 2018.

Así, el conseller ha destacado el impulso que ha dado la Generalitat a este ramal sur de la línea, que debe unir el Gornal con el Polígon Pratenc de la Zona Franca.

Actualmente ya están en funcionamiento el tramo entre Zona Universitària y el Aeropuerto de Barcelona (L9), el tramo entre La Sagrera y Can Zam, en Santa Coloma de Gramenet (L9), y La Sagrera y Gorg (L10), en Badalona, mientras que el tramo central, que debe unir toda la línea, permanece sin fecha de inauguración.

REFORMULACIÓN FINANCIERA

El objetivo de Rull es presentar en Semana Santa una propuesta de financiación de la L9 que persigue liberar parte de los 450 millones de euros que la Generalitat debe pagar anualmente en concepto de concesiones y créditos --lo debe hacer hasta el año 2042-- para destinarlos a obra efectiva del tramo central.

"Es muy complicado", ha reconocido el conseller, que ha explicado que lleva siete meses manteniendo conversaciones con entidades financieras, fondos de inversión y empresas constructoras para facilitar esta reformulación financiera.