Un imán de Lleida extiende el salafismo y anima a musulmanes a aprovecharse de independentistas

Actualizado 16/07/2010 14:12:43 CET

LLEIDA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El imán de la mezquita del Nord de Lleida, Abdelwahab Houzi, está convocando reuniones para expandir el salafismo wahabi en Lleida a través de una federación de mezquitas que quiere presidir. En el último encuentro, el pasado domingo, Abdelwahab Houzi animó a los musulmanes a aprovecharse de los independentistas, según ha contado a Europa Press la esposa de uno de los asistentes.

Abdelwahab Houzi dirige la mezquita de la calle del Nord, la Ibn Hazn, de la calle del Nord, la más grande de Lleida, ciudad en la que funciona otra mezquita, la Omar de la calle Clavell

La esposa del marroquí asistente a las reuniones ha contado que el domingo pasado el imán dijo: "Hay que aprovecharse de los independentistas pues ellos se apoyan en nosotros para conseguir votos pero lo que ellos no saben es que cuando nos dejen votar todos votaremos a los partidos islámicos pues nosotros no pensamos en izquierdas y derechas. Esto nos hará ganar alcaldías y a partir de ahí con las grandes competencias de las autonomías empezará a implantarse el Islam."

"Allí estuvo mi marido y dice que la gente tenía miedo porque 'la policía religiosa' no dejaba entrar a todo el mundo. De manera agresiva dejaban a gente fuera, gente que no les convenía que estuviesen" ha explicado la mujer.

Esta musulmana, marroquí, asegura que la 'policía religiosa' también obliga a que las mujeres lleven el Hiyab --el velo-- sin importarle la libertad que ellas tienen de hacerlo o no, y reprimen a quien no sigue esta línea.

"La policía religiosa advierte a sus maridos y al Imán del comportamiento de algunos fieles para poder reprimirlos, o incluso expulsarlos o ponerlos en evidencia delante de los fieles, en sus palabras no quieren que las ovejas pierdan el camino", ha aclarado.

"Pero lo que indigna a mi marido es que quieren fomentar que las mujeres se pongan el Burka y hagan alguna declaración a los medios de comunicación de que se lo ponen por voluntad propia", ha agregado la mujer que, siempre según la versión de su esposo, asegura que es mentira y que en la reunión se habló de obligarlas a hacer este comunicado pues en sus palabras "ellas deben ser sumisas del Islam y deben hacer lo que nosotros digamos".

"El miedo era patente en la reunión hasta el punto que una persona, prefiero no decir su nombre, sacó el teléfono móvil para grabar las palabras por miedo, y la policía religiosa actuó", cuenta la mujer.

"El enfrentamiento fue duro y podía haberlo sido más, mi marido dice que no llegaron a pegarle porque había mucha gente delante de las demás mezquitas y que lo que busca la del Nord es ganar adeptos a la causa del Salaf, ha contado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies