Juan Pablo Villalobos, Premio Herralde de Novela con No voy a pedirle a nadie que me crea

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Literatura

Juan Pablo Villalobos, Premio Herralde de Novela con No voy a pedirle a nadie que me crea

FOTO VILLALOBOS JA LA PODEU DONAR
EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 07/11/2016 13:14:14 CET

La novela explora los límites del humor y se ambienta en una Barcelona canalla

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos ha ganado este lunes el XXXIV Premio Herralde de Novela de la editorial Anagrama, dotado con 18.000 euros, con la novela 'No voy a pedirle a nadie que me crea', que había presentado bajo el seudónimo 'Somiatruites', y que se publicará el 30 de noviembre.

La novela, hilarante, cotidiana y surrealista a la vez, arranca con un primo que ya de pequeño apuntaba maneras de estafador, y que ahora mete al protagonista --un mexicano que viaja a Barcelona acompañado de su novia para estudiar literatura, y que además se llama como el autor de la novela-- en un lío monumental: un negocio de alto nivel que convierte su estancia en la ciudad en una especie de novela de humor negro.

Por sus páginas desfilan una variopinta fauna de personajes: mafiosos peligrosísimos; una novia que se llama Valentina que está al borde de la indigencia y no se entera de nada; una chica llamada Laia cuyo padre es un político corrupto de un partido nacionalista catalán de derechas; un okupa italiano que se ha quedado sin perro, y un pakistaní que simula vender cerveza para no levantar sospechas, entre otros.

"Llegué a Barcelona en diciembre de 2003", ha explicado el autor en rueda de prensa, donde ha dicho que conoció a su mujer y tuvo a sus hijos, sucediéndole lo contrario que al autor Pere Calders --quien vivió exiliado en México y reparó en que su mundo se había vuelto mexicano--, detallando que él empezó a convivir con personajes mediterráneos más que con mexicanos, lo que le produjo una crisis vital porque su realidad cotidiana ya no era la mexicanidad.

DISTANCIA CON MÉXICO

"Ya no me sentía cómodo. Hasta ese momento me parecía que la distancia con México era muy sana para poder escribir del país, pero sentí que se volvía problemática", ha confesado, con el riesgo de convertir en folclórico su país, poniendo como solución la novela ganadora de este concurso.

Retratando una "Barcelona canalla llena de personajes singulares" y también la de extrarradio, ha confesado que no sabe si es una novela mexicana sobre Barcelona o una novela barcelonesa sobre México, en la que intenta invocar y celebrar a autores que han sido fundamentales para él, además de ser un híbrido lingüístico con el castellano que hablan los mexicanos, argentinos, catalanes, italianos y pakistaníes.

Villalobos ha usado una mirada humorística que explora, de hecho, los límites del humor en una época de lo políticamente correcto, cuando todo se ha exagerado muchísimo, pero también en una época de la literalidad que es tan extenuante que no entiende de metáforas: "Yo no veo límite a priori", ha agregado el autor, diciendo que depende de la perspectiva, ya que Woody Allen puede hacer chistes de judíos porque es judío, ha constatado.

La trama se va volviendo hiperbólica, y versa sobre política mexicana, catalana y española, que trata sobre "narcocapitalismo en la era de la globalización".

De hecho, ha asegurado que le interesa particularmente un fenómeno de capitales como Barcelona: El encuentro entre inmigrantes que llegan por motivos académicos o políticos y se encuentran con vecinos que no han salido nunca del barrio: "Va de ese mundo que parece inamovible, que ve un drama en mudarse de Gràcia a Horta".

"Es del encuentro de estos dramas del que tiene que cruzar la Ronda de Dalt o del que cruza en patera o el que va rogando que no le hagan muchas preguntas en Inmigración. El encuentro entre estos dos mundos tiene mucha literatura", ha explicado.

El jurado compuesto por Salvador Clotas, Paloma Díaz-Mas, Marcos Giralt Torrente, Vicente Molina Foix y el editor Jorge Herralde han seleccionado la novela ganadora de entre las 512 presentadas al concurso.

Por otro lado, el argentino Federico Jeanmaire ha quedado finalista con una enorme fábula sobre las dificultades que tenemos los seres humanos para convivir con los demás seres humanos, y, sobre todo, para lograr ser felices junto a ellos; aunque también es una novela acerca del amor y el sexo y la soledad y la incomunicación.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies