El Parlament avala que tres impuestos ambientales sigan su tramitación

Pleno del Parlament
EUROPA PRESS
Publicado 09/04/2014 19:53:46CET

BARCELONA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Parlament ha aprobado este miércoles que el proyecto de ley de creación de tres impuestos ambientales siga adelante, tras rechazarse la enmienda a la totalidad del PP, mientras que no ha prosperado una proposición de ley de ICV-EUiA que apostaba por impulsar dos más en este ámbito, al imponerse las enmiendas a la totalidad de los populares y CiU.

En su intervención en la Cámara catalana, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, ha argumentado que los impuestos que se plantean siguen las recomendaciones de la UE y están presentes en otras comunidades autónomas y países con tradición en fiscalidad verde.

El primer impuesto que se prevé impulsar es sobre las emisiones contaminantes de óxidos de nitrógeno en la atmósfera que produce la aviación comercial durante las fases de aterrizaje, rodaje y despegue en un aeropuerto que forme parte de una zona de protección especial, y los sujetos pasivos de éste son las compañías aéreas, las personas físicas o jurídicas que operan el vuelo que sale desde un aeródromo de Catalunya sometido al gravamen.

También se quiere crear un impuesto sobre la producción termonuclear de energía eléctrica por la incidencia en el medio ambiente, dejando claro que cuando entrara en vigor dejaría de aplicarse el gravamen de protección civil a las centrales nucleares, para que no hubiera una doble imposición.

El tercer impuesto que se propone es para gravar la emisión de gases y partículas en la atmósfera --óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre, partículas en suspensión y carbono orgánico total-- generados en determinadas instalaciones industriales y de combustión, como refinerías de petróleo y gas, fábricas de cemento y materiales plásticos, y explotaciones mineras.

La defensa de la proposición de ley ecosocialista la ha hecho el diputado Josep Vendrell, que ha explicado que plantean un tributo sobre las emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono en los procesos productivos de instalaciones, y otro sobre emisiones contaminantes de gases, en concreto de dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y sobre cualquier otro compuesto oxigenado de ambos componentes.

Vendrell ha llamado a aprovechar la oportunidad de alcanzar un gran acuerdo para tener un proyecto de fiscalidad verde avanzada, y en caso contrario Catalunya se quedará "a medio camino de lo que es una necesidad imperiosa para cambiar de modelo económico y afrontar la modernización ecológica".

FRUTO DEL PACTO CON ERC

Por contra, el diputado del PP Santi Rodríguez ha cargado contra ambas iniciativas al constatar que Catalunya ya tiene el IRPF y el impuesto de Patrimonio más altos de España, el de Sucesiones también se sitúa entre los primeros puestos, y otros muchos: "Es lo que tiene llegar a acuerdos de gobierno con ERC".

A su juicio, se trata de medidas estrictamente recaudatorias y, sobre el de la aviación comercial, ha preguntado: "¿En qué quedamos? ¿No querían impulsar el Aeropuerto de El Prat y convertirlo en un 'hub'?"

El diputado de CiU Antoni Fernández Teixidó ha admitido que no es "plato de buen gusto" tener que crear o subir impuestos así como que tienen una finalidad recaudadora aunque no "exclusiva" y que son consecuencia del pacto de legislatura con ERC.

Pese a todo, ha recordado al PP que estos impuestos existen en otras comunidades donde gobiernan y que siguen recomendaciones específicas de la UE: "No nos inventamos nada".

En la misma línea se ha pronunciado el diputado de ERC Marc Sanglas, que ha expresado su satisfacción de que la propuesta de su formación siga adelante al destacar que "contaminar cuesta dinero".

Aunque ha reconocido el objetivo recaudador de la misma, ha confiado que sirva también para que las actividades afectadas por la fiscalidad verde corrijan tendencias y disminuyan así los efectos nocivos que provocan.

El diputado del PSC Jordi Terrades ha reiterado que la fiscalidad ambiental está en la agenda de gobiernos europeos y de otras comunidades españolas, y que no debe ser un castigo para las empresas y los ciudadanos y sí servir como motivación para modificar comportamientos y mejorar la competitividad de la economía catalana.

"Es una gran oportunidad para dinamizar la economía económica, y sobre todo, determinados sectores industriales del país", ha sentenciado Terrades, que ha defendido también que se podría haber ido más allá.

Desde C's, el diputado Jordi Cañas ha tachado el proyecto de ley de pequeño, poco ambicioso y valiente, a la altura, a su juicio, del Govern, y ha asegurado que persigue consolidar el pacto de gobierno "tóxico y letal" que mantienen con ERC.

El diputado de la CUP Quim Arrufat ha negado que estos impuestos conlleven el inicio de una fiscalidad ambiental, y ha avisado de que estarán atentos al diseño final de estas figuras impositivas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies