Sitges recupera la figura de Gustau Violet y muestra sus lazos con Catalunya en una exposición

 Parte De Las Piezas Escultóricas De Gustau Violet Expuestas
EUROPA PRESS
Publicado 06/07/2018 14:18:46CET

Exhibe su vinculación con Rusiñol y su dimensión transfronteriza como escultor del Roussillon

SITGES (BARCELONA), 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Museus de Sitges (Barcelona) ha recuperado la figura del escultor rosellonés del siglo XX Gustau Violet exhibiendo sus influencias y lazos con Catalunya en la exposición 'L'escultor Gustau Violet: art, pensament i territori', que reúne 104 piezas entre obras propias y de artistas coetáneos como Paul Gauguin y George-Daniel de Monfreid, y que se podrá ver desde este sábado hasta el 21 de octubre en el Museu de Maricel.

En rueda de prensa este viernes, uno de los comisarios de la exposición, Ignasi Domènech, ha explicado que nace de la voluntad de divulgar una figura desconocida en Catalunya, donde desde 1905 no se le dedica una exposición, pero con mucha influencia en el territorio durante el siglo XX: "Actuó como una especie de imán, como una bisagra entre el Principado y la Catalunya Nord", ha agregado.

Domènech ha detallado que Violet mantuvo amistad con el pintor Santiago Rusiñol, que en 1893 se instaló en la localidad de Sitges y la convirtió en el centro del Modernismo catalán, también con el artista Miquel Utrillo, que junto a Rusiñol conformaron el epicentro del movimiento plástico y fueron la antesala del Noucentisme.

También ha explicado que el escultor fue íntimo de Monfreid, principal coleccionista de Guaguin, y que en la época decoró el palacio de Maricel de la localidad barcelonesa, propiedad del empresario y coleccionista de arte Charles Deering.

ARTE LIGADO A LA TRADICIÓN

El comisario ha indicado que el arte decorativo de Violet fue muy moderno y significativo, "una síntesis de las formas contemporáneas", y que en general su técnica artística destacó por un abandono del academicismo escultórico de Auguste Rodin, y por un regreso a la tradición y al costumbrismo.

En palabras de Domènech, volvió al territorio y a las raíces, y creó "un nuevo lenguaje artístico en el que la tradición está ligada a la modernidad", con figuras inspiradas en las tareas del campo y en la vida campesina, y abandonando materiales como el bronce y el metal, sustituidos por terracota patinada.

Además, explica que Violet firmó las obras bajo el nombre de talleres artísticos, alejándose así de la "autoría sacralizadora del siglo XIX" y siendo un revolucionario en la época también en este ámbito.

DEFENSA DE LAS LIBERTADES

Otra de las comisarias de la exposición, Esther Barón, ha destacado que fue un hombre muy comprometido con la defensa de las libertades, y que su actividad artística estuvo fuertemente marcada por las guerras: "Acogió a exiliados en el Roussillon", ha añadido.

También ha explicado que el artista estuvo a punto de instalarse en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), pero el estallido de la Guerra Civil se lo impidió, y ha indicado que en esa época mantuvo una gran amistad con el músico Pau Casals y el arquitecto Josep Puig i Cadafalch.

"Era una persona con una gran dimensión humana", ha recalcado Barón, que opina que la figura de Violet, que murió en 1952, no fue difundida posteriormente por su compromiso con las libertades y porque el arte decorativo que producía no estaba en boga en la España franquista, a diferencia de Francia.