La Policía Local de Ceuta creará una unidad específica para controlar a los 'mena' en las calles de la ciudad

Publicado 17/03/2018 13:58:52CET

CEUTA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Gobernación del Gobierno de Ceuta creará una unidad específica de la Policía Local para la vigilancia y control de la presencia de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA) en las calles de la ciudad autónoma, según ha anunciado el presidente del Ejecutivo autonómico, Juan Vivas (PP), que esta semana ha pedido a Mariano Rajoy más "implicación" de la Administración General del Estado en una problemática que "tiene un indudable interés nacional".

"Sin el apoyo del Gobierno central no va a poder ser afrontado con eficacia y con posibilidades de éxito", ha advertido Vivas, que en rueda de prensa ha tildado de "prometedores" los pasos que, en este ámbito, está dando la Comisión Técnica constituida en el seno del Ministerio de Sanidad y con representación de las comunidades autónomas más afectadas por este problema.

Según Vivas, "esta demanda al Estado no significa que la Administración autonómica vaya a desertar de las competencias que tiene asumidas ni que vayamos a desatender nuestras obligaciones con los ciudadanos".

Además de "intensificar" los esfuerzos de la Policía Local, la Ciudad Autónoma va a poner en marcha con un presupuesto de algo más de 80.000 euros un programa de intervención en la calle con los MENA de la mano de la Universidad de Málaga.

El proyecto se articulará a través del Instituto Interuniversitario de Criminología, un centro de investigación científica y técnica "que aborda la delincuencia desde sus causas y con las miras puestas en la prevención de comportamientos delictivos".

Entre sus objetivos estará "la prevención de la delincuencia infantil y juvenil de menores extranjeros que se encuentren en situación de desprotección" y su exposición "a situaciones de riesgo delictivo y victimológico".

Los centros de protección que dependen del Área de Menores de la Ciudad Autónoma atendieron durante el año pasado a un total de 581 jóvenes extranjeros no acompañados, la inmensa mayoría varones de nacionalidad marroquí. De ellos, un total de 69 fueron sancionados penalmente por la comisión de algún delito en 2017.