Primer sistema planetario descubierto por colaboración ciudadana

Sistema K2-138
NASA/JPL-CALTECH/R. HURT (IPAC)
Actualizado 12/01/2018 11:00:39 CET

   MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El trabajo de 10.000 científicos aficionados de todo el mundo, con datos de la misión extendida Kepler, ha ayudado al descubrimiento de un sistema con cinco planetas orbitando una estrella distante.

   Durante los tres años de la misión K2, se observaron 287.309 estrellas, y decenas de miles más entran cada pocos meses. Entonces, ¿cómo revisan los astrónomos toda esa información?

   El proyecto científico ciudadano Exoplanet Explorers, desarrollado por el astrónomo de UC Santa Cruz Ian Crossfield y la científica del personal de Caltech, Jessie Christiansen, se puso en marcha en marzo de 2017. Se pidió ayuda para revisar un nuevo conjunto de datos de la misión K2 (la misión extendida del telescopio Kepler de la NASA), que no había sido revisada por ningún astrónomo profesional.

   De la observación de posibles tránsitos por gran cantidad de estrellas, surgieron 44 candidatos a planetas del tamaño de Júpiter, 72 de tamaño Neptuno, 44 de tamaño de la Tierra y 53 supuestos de la Super Tierra, que son más grandes que la Tierra pero más pequeño que Neptuno.

   Sobre ese registro, los científicos de Caltech optaron por confirmar esos candidatos localizándolos en sistemas de múltiples planetas "porque es muy difícil obtener una señal falsa accidental de varios planetas".

   Ordenando los datos recibidos de los científicos aficionados para encontrar una estrella con múltiples tránsitos se descubrió una estrella con cuatro planetas en órbita. Tres de los cuatro planetas tenían el 100 por ciento de votos "sí" de más de 10 personas, y el restante tenía un 92 por ciento de votos "sí". Este es el primer sistema multi-planeta de exoplanetas descubierto completamente por crowdsourcing, asegura Caltech en un comunicado.

   Después de que el descubrimiento fue anunciado, Christiansen y sus colegas continuaron estudiando y caracterizando el sistema, denominado K2-138. De acuerdo con Christiansen, validaron estadísticamente el conjunto de señales planetarias como "extremadamente probables" para que fueran señales de verdaderos planetas. También descubrieron que los planetas orbitan en una relación matemática interesante llamada resonancia, en la que cada planeta tarda casi exactamente un 50% más en orbitar la estrella que el siguiente planeta.

   Los investigadores también encontraron un quinto planeta en la misma cadena de resonancias y pistas de un sexto planeta también. Un documento que describe el sistema ha sido aceptado para su publicación en The Astronomical Journal.

   Este es el único sistema con una cadena de resonancias ininterrumpidas en esta configuración, y puede proporcionar pistas a los teóricos que buscan desbloquear los misterios de la formación de planetas y su migración.