La Antártida, responsable de dos quintos del aumento del nivel del mar

Antártida
JASON AUCH
Publicado 13/06/2018 19:12:07CET

   MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las pérdidas de hielo de la Antártida han aumentado los niveles mundiales del mar en 7,6 milímetros desde 1992, con dos quintas partes de este aumento (3 milímetros) en los últimos cinco años.

   Los hallazgos provienen de una importante evaluación climática conocida como ejercicio de comparación de balance de masa de la capa de hielo (IMBIE, por sus siglas en inglés), y se publican este miércoles en 'Nature'.

   Según los autores, es la imagen más completa del cambio de la capa de hielo de la Antártida hasta la fecha: 84 científicos de 44 organizaciones internacionales combinaron 24 encuestas satelitales para producir la evaluación, dirigida por el profesor Andrew Shepherd en la Universidad de Leeds, Reino Unido, y el doctor Erik Ivins, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California, con el apoyo de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos.

   Sus hallazgos muestran que, antes de 2012, la Antártida perdió hielo a una tasa constante de 76.000 millones de toneladas por año, una contribución de 0,2 milímetros por año al aumento del nivel del mar. Sin embargo, desde entonces ha habido un fuerte aumento de tres veces. Entre 2012 y 2017, el continente perdió 219.000 millones de toneladas de hielo por año, una contribución al nivel del mar de 0,6 mm por año.

   La Antártida almacena suficiente agua congelada para elevar el nivel global del mar en 58 metros, y saber cuánto hielo está perdiendo es clave para comprender los impactos del cambio climático hoy y en el futuro. "Hace tiempo que sospechábamos que los cambios en el clima de la Tierra afectarían las capas polares de hielo. Gracias a los satélites que nuestras agencias espaciales han lanzado, ahora podemos rastrear sus pérdidas de hielo y la contribución global al nivel del mar con confianza", explica el profesor Shepherd.

   "De acuerdo con nuestro análisis, ha habido un aumento gradual en las pérdidas de hielo de la Antártida durante la última década, y el continente está provocando que los niveles del mar aumenten más rápido hoy que en cualquier momento en los últimos 25 años. Esto tiene que ser una preocupación para los gobiernos en los que confiamos para proteger nuestras ciudades y comunidades costeras", añade.

   En este sentido, el doctor Ivins subraya: "La duración adicional del periodo de observación, la mayor cantidad de participantes, varios refinamientos en nuestra capacidad de observación y una mejor capacidad para evaluar las incertidumbres inherentes e interpretativas, contribuyen a hacer de este el estudio más sólido del balance de masa de hielo de la Antártida hasta la fecha".

EL MAYOR CAMBIO, EN LA ANTÁRTIDA OCCIDENTAL

   El triple aumento en la pérdida de hielo del continente en su conjunto es una combinación de aceleración de los glaciares en la Antártida Occidental y en la Península Antártica, y un menor crecimiento de la capa de hielo en la Antártida Oriental.

   La Antártida Occidental experimentó el cambio más grande, con pérdidas de hielo de 53.000 millones de toneladas por año en la década de 1990 a 159.000 millones de toneladas por año desde 2012. La mayor parte proviene de los inmensos glaciares Pine Island y Thwaites, que se están retirando rápidamente debido al calentamiento de los océanos.

   En el extremo norte del continente, el colapso de la plataforma de hielo en la Península Antártica ha provocado un aumento de 25.000 millones de toneladas por año en la pérdida de hielo desde principios de la década de 2000. La capa de hielo de la Antártida oriental se ha mantenido cerca de un estado de equilibrio en los últimos 25 años, con un promedio de 5.000 millones de toneladas de hielo al año.

   El director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA, Josef Aschbacher, subraya: "CryoSat y Sentinel-1 están haciendo una contribución esencial para entender cómo las capas de hielo están respondiendo al cambio climático y afectan al nivel del mar, lo cual es una gran preocupación".

   "Si bien estos impresionantes resultados demuestran nuestro compromiso con la investigación climática a través de esfuerzos como nuestra Iniciativa de Cambio Climático y actividades de explotación de datos científicos, también muestran lo que se puede lograr trabajando con nuestros colegas de la NASA. Sin embargo, mirando hacia el futuro, es importante que tengamos satélites para seguir midiendo el hielo de la Tierra y mantener el registro de datos climáticos de la capa de hielo", agrega.

   La profesora de Ciencia del Sistema Terrestre de la Universidad de California en Irvine y científica investigadora del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Isabella Velicogna, dice: "Las mediciones de gravedad de la misión GRACE conjunta del Centro Aerospacial de la NASA y Alemania (DLR) nos ayudan a rastrear la pérdida de masa de hielo en las regiones polares y los impactos sobre el nivel del mar en puntos alrededor del planeta. Los datos de estas naves espaciales nos muestran no solo que existe un problema, sino que está creciendo en gravedad con cada año que pasa".

   El profesor de Ciencia del Sistema Terrestre de la Universidad de California, en Irvine, y científico investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Eric Rignot, apunta: "Las mediciones recopiladas por satélites radar y Landsat a lo largo de los años han documentado cambios glaciares en la Antártida con un nivel increíble de precisión, de modo que ahora tenemos una comprensión muy detallada y completa de los rápidos cambios en el flujo de hielo que tienen lugar en la Antártida y cómo elevan el nivel del mar en todo el mundo".

   El profesor Benjamin Smith, investigador principal sénior del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Washington, destaca: "Estamos en un momento realmente emocionante en la glaciología antártica, en el sentido de que tenemos muchas tecnologías maduras para medir los cambios en la capa de hielo. No estaban disponibles cuando comencé en el campo a principios de la década de 2000".

LA MAYOR PLATAFORMA DE HIELO DE LA TIERRA, ESTABLE EN PERIODOS CÁLIDOS

   Por otra parte, la investigación revela que gran parte de la Antártida oriental permaneció congelada durante los últimos 8 millones de años, sobreviviendo a épocas cálidas pasadas, lo que sugiere que controlar los gases de efecto invernadero en la actualidad puede evitar la mayoría de los escenarios extremos de aumento del nivel del mar.

   En la observación de tres capas de hielo importantes a medida que suben las temperaturas globales, se derriten los glaciares y aumentan los niveles del mar, los científicos han detectado que la capa de hielo de la Antártida oriental es el principal contribuyente potencial al aumento del nivel del mar.

   Sin embargo, con mediciones analíticas ultrasensibles, han descubierto que la capa de hielo de la Antártida oriental no retrocedió significativamente sobre la tierra durante la época cálida del Plioceno, hace aproximadamente entre 5,3 a 2,6 millones de años, cuando las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono eran similares a los niveles actuales, tal y como detallan los investigadores en 'Nature'.

   Los hallazgos sugieren que algo de hielo en el continente austral podría ser estable en un clima cálido, pero no indica que la Antártida pueda de alguna manera aguantar el impacto del cambio climático, advierten los investigadores. Las emisiones en curso significan que los niveles atmosféricos de dióxido de carbono pronto superarán el valor de referencia establecido durante el Plioceno, la última vez que la Tierra experimentó niveles de dióxido de carbono superiores a 400 partes por millón.

Contador