El mayor pez de la Tierra viaja poco, según su 'pasaporte biológico'

Tiburón ballena
CLARE PREBBLE, MARINE MEGAFAUNA FOUNDATION AND UN
Actualizado 09/08/2018 13:37:08 CET

   MADRID, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los tiburones ballena, el pez más grande del mundo, se desplazan a menor distancia desde sus zonas habituales de alimentación de lo que se pensaba, según un estudio basado en su 'pasaporte biológico'.

   Anteriormente, la investigación genética indicaba que los tiburones ballena se mezclaban en distintas poblaciones en el Indo-Pacífico y el Océano Atlántico, respectivamente.

   Este nuevo estudio --realizado por investigadores de la Fundación Marine Megafauna, la Universidad de Southampton y Sharkwatch Arabia-- utilizó el análisis de isótopos estables, una técnica bioquímica, para demostrar que los tiburones ballena que se alimentan en tres sitios dispares en el Océano Índico occidental (Mozambique y Tanzania) y el Golfo Arábigo (Qatar) rara vez nadan a más de unos cientos de kilómetros al norte o al sur de estas áreas.

   "Los tiburones ballena son nadadores increíbles, a menudo se mueven más de 10.000 km cada año, y pueden sumergirse a unos 2.000 metros de profundidad. Los estudios bioquímicos nos dicen más sobre dónde van y qué hacen cuando están fuera de nuestra vista", dijo Clare Prebble, quien dirigió la investigación, publicada en Marine Ecology Progress Series, como parte de su proyecto en la Universidad de Southampton.

   Los investigadores utilizaron isótopos de nitrógeno y carbono que tienen propiedades químicas similares, pero varían en su masa atómica. Las proporciones entre los isótopos más pesados y más ligeros de estos elementos varían de forma natural a lo largo de diferentes hábitats en el entorno marino. Por ejemplo, más de los isótopos más pesados se encuentran en entornos cercanos a la costa que en alta mar.

   Estas proporciones se mantienen consistentes a medida que pasan a través de la red alimentaria, desde pequeñas plantas marinas hasta depredadores superiores, y por lo tanto proporcionan un registro de los comportamientos de alimentación y movimiento del animal. El análisis de isótopos estables proporciona un "pasaporte biológico" para los tiburones ballena.

   Las etiquetas electrónicas se usan comúnmente con animales marinos para registrar sus movimientos y comportamientos de buceo. Sin embargo, el desafío de mantenerlos unidos a un gran tiburón, al tiempo que se minimizan las perturbaciones, ha significado que solo se han podido realizar despliegues a corto plazo (de semanas a meses).

   Este estudio utilizó muestras diminutas de tejido cutáneo de tiburones ballena salvajes que nadaban libremente. Estos pequeños trozos de piel, recolectados durante 2-3 años en cada lugar, fueron suficientes para reconstruir los movimientos de los tiburones y las preferencias de alimentación durante las semanas y meses previos al muestreo.

   Valores de isótopos estables de carbono y nitrógeno diferenciados en cada sitio. Para complementar el análisis bioquímico, los investigadores también tomaron fotografías de las marcas naturales en cada tiburón ballena para identificar y rastrear a las personas durante un período de 10 años. Cada tiburón ballena tiene un patrón de punto único, similar a una huella dactilar humana. El equipo registró 4.197 encuentros con 1.240 tiburones ballena individuales en estos tres países.

   Solo dos tiburones se movieron entre sitios, ambos nadando a 2000 km al norte de Mozambique a Tanzania. Tomados en conjunto, estos hallazgos indican que hay movimientos limitados entre estos sitios de agregación principales durante meses o años. Estos resultados tienen implicaciones para la conservación de esta especie en peligro de extinción.

   "La mejor información disponible sugiere que más de la mitad de los tiburones ballena del mundo han sido asesinados desde la década de 1980. Aunque el Océano Índico occidental sigue siendo un punto de acceso mundial para la especie, incluso las áreas de alimentación más grandes solo albergan unos cientos de tiburones. que debemos tratar cada sitio por separado y garantizar que se implemente una buena gestión de conservación, ya que los tiburones pueden no volver a poblarse si se ven afectados por las actividades de las personas ", agregó Prebble.

   El estudio enfatiza la necesidad de proteger a estos tiburones que se alimentan con filtro en las áreas donde se juntan en cantidades, particularmente donde las presiones humanas también están presentes. Los tiburones ballena son una captura incidental en redes de enmalle costeras, que se utilizan con frecuencia en Mozambique y Tanzania. El Golfo Arábigo es una gran área de envío de petróleo donde los buques representan una gran amenaza para los tiburones cuando se alimentan cerca de la superficie.

   "Los tiburones ballena son completamente capaces de nadar a través de los océanos, pero parece que los juveniles, al menos, eligen no hacerlo", comentó Simon Pierce, científico principal de la Fundación Marine Megafauna y coautor de este estudio. "Les gusta regresar a los mismos sitios cada año para aprovechar las oportunidades de alimentación predecibles. Por el lado bueno, eso enfatiza que la protección local puede tener un beneficio importante para la recuperación de esta especie en peligro. Las recompensas también pueden sentirse a nivel local, con el turismo de tiburones ballena que ahora vale más de 100 millones de dólares cada año en todo el mundo".

   A principios de este año, sus colegas informaron que los tiburones ballena visitan Madagascar regularmente para alimentarse, lo que ha llevado a una creciente industria del ecoturismo entre los meses de septiembre y diciembre. Hasta la fecha, ninguno de los tiburones identificados en Madagascar se ha visto fuera de ese país, lo que refuerza aún más los resultados de este nuevo estudio.

Contador