Un bosque fósil aparece en las montañas de la Antártida

Contador
Fósiles de árbol descubiertos en la Antártida
UWM PHOTO SERVICES / TROYE FOX
Actualizado 10/11/2017 10:43:49 CET

   MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Geólogos han descubierto fragmentos fósiles de trece árboles de más de 260 millones de años entre las rocas grises que afloran de un campo de hielo en las Montañas Transantárticas.

   Se trata del testimonio de un bosque creció al final del Período Pérmico, antes de los primeros dinosaurios, cuando la Antártida aún se encontraba en el Polo Sur. El hallazgo se produjo durante una expedición al Promontorio McIntyre.

   "La gente ha sabido de fósiles en la Antártida desde la expedición Robert Falcon Scott de 1910-12", dijo en un comunicado Erik Gulbranson, un paleoecólogo y profesor de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. "Sin embargo, la mayor parte de la Antártida aún no ha sido explorada. A veces, podrías ser la primera persona en escalar una montaña en particular".

   El Período Pérmico finalizó hace 251 millones de años en la mayor extinción masiva de la historia, ya que la Tierra cambió rápidamente de la casa de hielo a las condiciones de invernadero. Más del 90 por ciento de las especies en la Tierra desaparecieron, incluidos los bosques polares. Gulbranson cree que los árboles en los bosques antárticos eran una especie muy abundante y está tratando de determinar por qué se extinguieron.

   Muchos científicos ahora creen que un aumento masivo de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, como el dióxido de carbono y el metano, causó la extinción del Pérmico-Triásico. Es probable que en el transcurso de 200.000 años -en un corto tiempo, geológicamente hablando- las erupciones volcánicas en Siberia liberen muchas toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

   Isbell, un distinguido profesor de geociencias, ha estudiado previamente los depósitos glaciares del Pérmico de la Antártida para determinar cómo cambió el clima. En esta expedición, utilizó las rocas alrededor de los árboles fosilizados para determinar cómo los fósiles encajan en la historia geológica de la Antártida.

   "Este bosque es un vistazo de la vida antes de la extinción, lo que puede ayudarnos a entender qué causó el evento", dijo Gulbranson. También puede dar pistas sobre cómo las plantas eran diferentes a las actuales.

   Al final del Período Pérmico, la Antártida era más cálida y más húmeda de lo que es hoy. Los continentes del mundo, tal como los conocemos, estaban agrupados en dos masas continentales gigantes: una en el norte y otra en el sur. La Antártida era parte de Gondwana, el supercontinente que abarca el Hemisferio Sur que también incluye la actual América del Sur, África, India, Australia y la Península Arábiga.

   Habría una mezcla de musgos, helechos y una planta extinta llamada Glossopteris, y es probable que este bosque se extendiera por la totalidad de Gondwana.

   Gulbranson dijo que los bosques fósiles eran diferentes a los bosques en la actualidad. Durante el Período Pérmico, los bosques fueron un conjunto potencialmente poco diverso de diferentes tipos de plantas con funciones específicas que afectaron la forma en que todo el bosque respondió al cambio ambiental. Esto contrasta con los bosques modernos de latitudes altas que muestran una mayor diversidad de plantas.

   "Este grupo de plantas debe haber sido capaz de sobrevivir y prosperar en una variedad de entornos", dijo Gulbranson. "Es extremadamente raro, incluso hoy, que un grupo aparezca en casi todo el hemisferio del globo".

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies