El IVAM explora la Figuración Narrativa con 106 obras que interpretan los objetos inmersos en un todo social

 

El IVAM explora la Figuración Narrativa con 106 obras que interpretan los objetos inmersos en un todo social

Actualizado 18/09/2008 17:14:23 CET

VALENCIA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) ha reunido 106 pinturas, objetos y películas de 24 artistas dentro de la exposición 'La Figuración Narrativa. París, 1960-1972', una retrospectiva donde se interpretan los objetos "no como formas estéticas sino como elementos inmersos en un todo social, cultural o histórico, poseedores de un sentido, significado o valor representativo de esta realidad", según explicó hoy la directora del centro, Consuelo Císcar.

Císcar se pronunció de este modo durante la presentación de la muestra, que permanecerá en las salas 4,7 y 8 del IVAM hasta el 11 de enero, junto con los comisarios de la exposición, el conservador general del patrimonio en el museo nacional de arte moderno, Centro Pompidou, Jean Paul Ameline, y la agregada de conservación en el Centro Pompidou, Bénédicte Ajac.

Además, asistieron los artistas Eduardo Arroyo, Antonio Recalcati y Peter Stämpfi, así como el vicepresidente de la Fundación Bancaja, Vicente Montesinos, que esponsoriza la muestra.

La directora del IVAM describió este movimiento, que recoge la renovación figurativa que marca la historia del arte de la década de los sesenta, como una manifestación estética cargada de "un contenido socio-político y de una ideología deliberada que no seguía la corriente de las vanguardias históricas, ni era lo que demanadaban las galerías, ni los clientes, centrados en aquel momento por la abstracción".

En este sentido, los artistas que encauzaron este itinerario estético adoptaron la "imaginería popular" y un gusto por la inclusión en sus obras de imágenes de diversa procedencia, como "los cómics, los graffitis, la prensa, la televisión, el cine, la novela negra o la fotografía, entre otros", agregó.

De manera que "la superficialidad en el tratamiento icónico se hace cargo de una figuración concebida con un carácter crítico, de reportaje o crónica de la realidad social y política", manifestó la directora del IVAM.

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Bancaja describió esta iniciativa del Centro Pompidou, como "'Armas para la guerrilla' o 'Bofetada gráfica en la que cada obra tiene una intencionalidad crítica'", tomando estos titulares de algunos medios internacionales que han cubierto la muestra, antes exhibida en París (Francia).

Jean Paul Ameline señaló que esta exposición fue "muy difícil de realizar porque era una historia antigua, pero una historia viva" que intenta mostrar "el inicio de este movimiento", que coincidió "en paralelo con el Pop-Art, del que se habla mucho", aunque "no se recuerda la Figuración Narrativa".

El artista Eduardo Arroyo comentó que la Figuración es una corriente que "se ha combatido y silenciado", ya que "se oponía a la abstracción francesa". En España "desgraciadamente --lamentó-- no se conoce a la mayor parte de los artistas", por lo que esta muestra permite "el conocimiento y la divulgación de gran cantidad de artistas extraordinarios".

"IMPREGNACIÓN LITERARIA"

Preguntado por el "humor socarrón" que destilan algunas de las pinturas expuestas, Arroyo indicó que "la impregación literaria de los cuadros ha estado muy denostada hasta hace poco", sin embargo en este movimiento "aparecen notas de humor, de amargura, de tristeza, de rebeldía y, es cierto que están entrecomillados de literatura", que por naturaleza "produce drama y socarronería". Al respecto, resaltó la "modernidad y vitalidad" de las obras, que incluso "tras 40 años de existencia no han envejecido".

La muestra contempla seis secciones separadas en diferentes salas. En primer lugar, 'El inicio' del movimiento que coincide con la transición artística que provoca la desapariciión de las vanguardias al término de la década de los 50. Como 'Mitologías cotidianas' se conoce a la segunda sección, que revela un grupo de artistas opuestos a la pura demostración formalista del Pop-Art.

Los 'Objetos e historietas' titulan el tercer apartado, ya que para muchos artistas estas historias que encontraban en los cómics, en el cine o en la novela eran una reserva formidable de imágenes populares, lo supone un "nuevo camino para la pintura, un camino híbrido con otras formas de expresión".

La sección cuarta muestra 'El arte de la descontextualización' que supone un campo de experimentación para yuxtaponer la pintura de los grandes maestros con ciertas distorsiones y añadiduras que saca a las obras maestras de su estetismo y neutralidad cultural. Además, en 'La pintura es una novela negra' las obras mezclan narraciones complejas, atmósferas angustiosas y detalles escabrosos abordados desde el punto de vista del cine.

Por último, en el sexto apartado 'Una figuración política' se tratan temas como la guerra de Vietnam, la Revolución Cultural china, el conflicto árabe-israelí, la muerte del Che Guevara o el mayo francés del 68, hitos que muchos intelectuales de la segunda parte de la década de los 60 "siguen con atención".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies