Puig: "Nunca permitiré superioridades morales, ni damos ni aceptamos lecciones de nadie"

Comité Nacional del PSPV
PSPV
Publicado 06/06/2015 13:31:01CET

Si es president convocará el primer día a la sociedad civil y su primera llamada será a las víctimas del accidente de metro

VALENCIA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha asegurado este sábado ante el Comité Nacional del partido que los socialistas han "ganado a pulso el crédito y la confianza para liderar el cambio desde la izquierda" y ha advertido: "nunca permitiré superioridades morales, ni damos ni aceptamos lecciones de nadie; la misma dignidad tiene un voto a los socialistas que a cualquier otra formación".

Además, ha insistido en que si los votos socialistas "son dignos para apoyar también lo son para ser apoyados, respetando el resultado de las urnas y con reciprocidad". "Y nadie desde Madrid decidirá quién es el presidente de la Generalitat Valenciana", ha apostillado.

Así se ha manifestado Puig en su discurso, en el que se han analizado los resultados electorales y se ha definido la hoja de ruta a seguir a partir de ahora. En referencia a la formación de un futuro gobierno progresista, Puig ha recordado que en cualquier democracia si la fuerza más votada no puede formar gobierno es la segunda la que tiene que hacerlo. "Y eso estamos haciendo", ha apuntado.

Ante los socialistas presentes en este órgano del partido, les ha pedido su aval y confianza para formar el primer gobierno de izquierdas en 20 años en la Comunitat, que ha prometido será "progresista, sólido y solvente; sin frentismos y gobernando para todos los valencianos, hayan votado a quien hayan votado".

"Y lo vamos a hacer con diálogo, responsabilidad y humildad. Formaremos gobierno desde el diálogo y gobernaremos desde el diálogo, el que estamos practicando de forma sincera desde el primer día buscando un acuerdo con todos los partidos que han ido a las elecciones pidiendo cambio", ha agregado.

FUERZA MAYORITARIA

Puig, que ha comenzado su discurso agradeciendo el trabajo de militantes y simpatizantes socialistas, ha analizado el resultado de los comicios del 24 de mayo y ha valorado que la primera conclusión es que "la gran mayoría de los valencianos han votado cambio" y el PSPV "sale fuerte en un contexto difícil" en el que "muchos nos daban por amortizados".

Aunque aboga por huir de los "triunfalismos", ha recalcado que es la primera fuerza de la izquierda y ha superado "con solvencia" las predicciones de "los agoreros". No obstante, ha alertado sobre el mensaje de las urnas en las grandes ciudades como Valencia, donde los socialistas tienen "un problema de calado".

Frente a ello, ha instado a "restablecer la conexión con las clases medias ciudadanas" porque "va el futuro en ello". Así, ha adelantado que propondrá celebrar una conferencia específica que aborde causas y soluciones y elabore un plan específico para su recuperación.

AGENDA DEL CAMBIO

Puig también se ha referido en su intervención a la agenda del cambio que planteará si es presidente y ha recordado que en los cien primeros días sus medidas serán realizar una auditoría ética, acabar con el copago y la privatización de la sanidad, impulsar la educación pública a partir de los dos años, abrir los comedores escolares, hacer que los pensionistas que ganen menos de 1.000 euros no paguen por sus medicinas y acometer la reindustrialización de la Comunitat.

Además, ha continuado, convocará el primer día de gobierno a empresarios, sindicatos, universidades y representantes de la sociedad civil para impulsar los 'Pactos de la Generalitat'. Asimismo, ha afirmado que su primera llamada como president será a las víctimas del metro "para pedirles perdón en nombre de todos los valencianos" y la segunda "a Rajoy para exigirle la financiación que en justicia nos corresponde a los valencianos".