Economía.- PSOE, IU-ICV, CiU y PNV rechazarán mañana el techo de gasto porque temen que conllevará más recortes

Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso
EUROPA PRESS
Publicado 07/07/2014 18:07:53CET

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios de PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), CiU y el PNV en el Congreso rechazarán este martes el techo de gasto fijado por el Gobierno para el año 2015 que, según temen, conllevará más recortes en los servicios públicos y ahondarán en una política económica que, a su juicio, no está aportando resultados. UPyD, por su parte, optará por la abstención.

Y es que el año que viene el Estado verá reducido un 3,2% el gasto no financiero que puede acometer, lo que supone disponer como máximo de 129.060 millones de euros, que resultan de una previsión de ingresos de 133.712 millones de euros (+4,3%) y un objetivo de déficit de 30.959 millones (2,9%), cantidades a las que hay que restar la financiación de las administraciones territoriales (32.941 millones) y unos ajustes de contabilidad nacional de 2.670 millones.

Tras la presentación de estas cifras por parte del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, será el turno del portavoz de Presupuestos del PSOE en la Cámara Baja, Joan Rangel, quien ha criticado en declaraciones a Europa Press que "el Gobierno lo fía todo a más ajustes del gasto que de los ingresos", lo que afectará particularmente a la sanidad y la educación, que "continuarán siendo duramente recortadas".

"El déficit se cumplirá a base de unos hachazos terribles. Si no, no cuadran los números", añade, lamentando que con este techo de gasto para el año que viene sólo se pueden esperar "más desigualdades".

DÉBIL RECUPERACIÓN

"Este techo de gasto pone de manifiesto que la política del Gobierno lleva a una profunda desigualdad. Se empeñan en la misma política de consolidación fiscal sin tener en cuenta que se está produciendo mucha desigualdad", considera el diputado catalán, que además rechaza de que nuevo se obligue a mayores esfuerzos a las comunidades autónomas, prestatarias de los principales servicios sociales.

Esto, junto con la "mal llamada reforma fiscal", provocará "mayores dificultades para conseguir los objetivos de déficit fijados", cree Rangel, que lamenta que "los nuevos aires que parece que pueden respirarse" en Europa, apostando por "poner más énfasis en el desarrollo y no sólo en la consolidación fiscal", no se vean trasladados a España, donde el Gobierno "defiende a capa y espada su política, que hasta ahora sólo ha producido una débil recuperación".

El portavoz económico de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Alberto Garzón, será el encargado de poner voz a los argumentos de rechazo a este techo de gasto, que "sólo llevará a más recortes" en el gasto de los ministerios y a "nuevas restricciones" en los servicios públicos.

Según han indicado fuentes parlamentarias, su "oposición férrea" a los objetivos macroeconómicos que el Ejecutivo se ha fijado para 2015 parten de una concepción diametralmente opuesta con respecto a la política que se debería estar llevando a cabo, y también de la duda sobre que el ahorro en los intereses de la deuda o en el pago de prestaciones (sobre todo de desempleo) por la supuesta mejora económica vayan a cumplirse.

POCO MARGEN PARA LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

El Gobierno tampoco encontrará aliados en las filas de los nacionalistas. Así, el portavoz económico de CiU, Josep Sánchez Llibre, volverá a criticar, como ya hizo hace unas semanas, la decisión del Ejecutivo de renunciar "unilateralmente" a tres décimas de déficit para este año en lugar de "reasignar" esos 3.000 millones de euros a las comunidades autónomas, a las que se "asfixia" con unas exigencias de consolidación fiscal desmesuradas, que provocarán "muchas dificultades" para poder prestar los servicios básicos.

Por su parte, Pedro Azpiazu, del PNV, ha avanzado a Europa Press que aprovechará este "debate formal" para "reflexionar" sobre la política económica del Gobierno, que "sigue en lo mismo".

"El Gobierno ahonda en el mismo camino. Parecía que desde Europa se planteaba una revisión de las prioridades económicas pero con este techo de gasto eso no se observa", lamenta el diputado vasco, que también critica que no se haya cumplido con el "formalismo" de llegar a un acuerdo en la Comisión Mixta del Concierto Vasco antes de aprobar el cuadro macroeconómico para 2015.

DISCREPANCIAS EN CÓMO REDUCIR EL GASTO

Finalmente, el portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, ha explicado a Europa Press que su opción por la abstención en el debate sobre el techo de gasto se deriva de que comparten el objetivo de que hay que reducir el gasto, pero no las vías por las que el Gobierno pretende conseguirlo.

"Llevamos varios años de legislatura y no podemos llevarnos a engaño sobre el tipo de política que hay tras estos objetivos de reducción del gasto", ha indicado el diputado, que teme que los menores coste de las prestaciones por desempleo se deban a la pérdida de cobertura por parte de muchos parados, o que el equilibrio en las cuentas de la Seguridad Social conlleven una "hibernación" de las pensiones.

Tras advertir que las previsiones de ingresos tributarios es demasiado "optimista" a luz de las estimaciones de aumento del PIB y que las proyecciones de deuda y paro para final de la legislatura "no justifican el triunfalismo oficial", Anchuelo ha lamentado también que la nueva Autoridad Fiscal Independiente no haya participado ya en el cálculo de la regla de gasto y el cuadro macroeconómico como es su misión.

LAS CUENTAS DE 2015, A PARTIR DE OCTUBRE

Con este debate echa a andar la tramitación andadura de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015. Así, tras la aprobación del techo de gasto este martes en la Cámara Baja y el miércoles en el Senado, se deja vía libre para que el Ejecutivo prepare las cuentas del próximo ejercicio a lo largo de todo el verano.

Y es que el proyecto de ley de Presupuestos debe llegar a las Cortes como máximo el 30 de septiembre, dado que la normativa vigente establece que debe haber al menos tres meses de margen para su tramitación.

De este modo, en la semana del 30 de septiembre al 2 de octubre, cuando no hay convocado Pleno, los diferentes ministros y responsables del Gobierno, comenzando por el gobernador del Banco de España, comparecerán ante la Comisión parlamentaria de Presupuestos, que preside el socialista Alfonso Guerra, para explicar los principales componentes de las cuentas de sus departamentos.

Posteriormente, los grupos políticos podrán registrar sus enmiendas de totalidad al proyecto de ley, que se debatirán y votarán entre el 21 y el 23 de octubre en el Pleno. A partir de ese momento, se presentarán en la Cámara las enmiendas parciales, que se discutirán entre el 4 y el 6 de noviembre para que la Comisión apruebe el dictamen.

Una vez superado ese trámite, las enmiendas que queden vivas volverán a tratarse en el Pleno de la Cámara, entre el 11 y el 13 de noviembre, en una sesión en la que cada ministro defenderá de nuevo sus presupuestos.

En este punto, el proyecto de ley de Presupuestos será remitido al Senado, donde pasará por los mismos trámites. Con las enmiendas que se incorporen en la Cámara Alta las cuentas de 2015 regresarán al Congreso, que someterá el texto a un nuevo debate en Pleno previo a su aprobación definitiva, que tendrá lugar en la última sesión del año, en la semana del 16 al 18 de diciembre, para que puedan entrar en vigor el 1 de enero de 2015.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies