La Junta apoya con 70 millones proyectos de I+D+i gestionados directamente por universidades

Investigadoras
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 10/04/2018 14:22:59 CET

SEVILLA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Junta y las universidades públicas de Andalucía destinarán 70 millones de euros hasta 2021 en ayudas a proyectos de I+D+i aplicada, un programa de apoyo que presenta como principal novedad su gestión directa por parte de las universidades, que ya cuentan con los fondos transferidos por la Junta.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha informado al Consejo de Gobierno de las primeras convocatorias de estos incentivos, abiertas en las últimas semanas con una dotación de 35,8 millones de euros y un plazo de solicitud hasta el 15 de mayo.

Este programa de apoyo, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional en el marco del Programa Operativo Feder Andalucía 2014-2020, presenta como principal novedad su gestión directa por parte de las universidades, que ya cuentan con fondos transferidos por la Junta, lo cual "permitirá agilizar los trámites y justificaciones ante la UE, en consonancia con el compromiso adquirido en el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi) 2020", ha resaltado el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano.

Por su parte, la Agencia Andaluza del Conocimiento realizará las evaluaciones de los proyectos.

Arellano considera que la gestión por parte de las propias universidades supone "un hito en la política científica andaluza", donde las universidades "actuarán como entidades colaboradoras".

Con esta gestión directa por parte de las universidades se pretende "desatascar cuellos de botella", toda vez que, según Arellano, "al tratarse de fondos europeos, no tiene sentido duplicar tiempos". El consejero ha explicado que "se van a simplificar trámites, agilizar la justificación y así cumpliremos una de las peticiones de la comunidad científica, que es la reducción de la burocracia, a veces excesiva, que mediatiza la ejecuación de lo presupuestado a veces".

"Habrá mayor agilidad, pues nos ahorraremos un paso, el que corresponde de justificación de las ayudas ante la Junta, de forma que las universidades justificarán directamente esas ayudas ante las instituciones gestoras de fondos europeos", ha aseverado el consejero, quien ha explicado que este procedimiento "puede ser así porque la universidad, al ser administración pública, está sujeta a controles y procedimientos para controlar sus actuaciones, tenemos garantía en cuanto a su legalidad, y además han demostrado una notable capacidad de gestión".

Arellano, quien considera que estamos "ante un momento clave de salto y cambio en el modelo productivo de Andalucía", por lo que ha apostado por medidas para la "retención del talento, potenciar la investigación gestionada con las universidades" y ha apuntado que estos incentivos pretenden "impulsar la ventaja competitiva, generan conocimiento basado en la innovación, identificar oportunidades para la innovación y redundarlo en creación de valor en Andalucía".

De acuerdo con el nuevo modelo, el reparto de los fondos ha sido consensuado por los propios centros académicos en el seno del Consejo Andaluz de Universidades. Para todo el periodo hasta 2021, esta distribución se distribuye en Almería, 3,52 millones de euros; Cádiz, 6,21 millones; Córdoba, 5,43; Granada, 15,17; Huelva, 3,38; Jaén, 4,43; Málaga, 10,67; Sevilla, 18,12, y Pablo de Olavide, 3,02.

Respecto a la primera fase de las convocatorias, ahora en marcha con un total de 35,79 millones de euros, Almería contará con 881.000 euros; Cádiz, 6,21 millones; Córdoba, 2,72; Granada, 5,05; Huelva, 1,69; Jaén, 2,22; Málaga, 6,4; Sevilla, 9,06, y Pablo de Olavide, 1,54.

Las ayudas, en régimen de concurrencia competitiva, cubren la totalidad de los gastos salvo en los proyectos con participación privada, en los que las empresas deben aportar un 15 por ciento.

En los criterios de selección se pondera con un 50 por ciento del total de la valoración "la excelencia científica, novedad, relevancia y proyección internacional de la iniciativa; con un 30 por ciento los méritos curriculares y su adecuación a la propuesta, y con un 20 por ciento la coherencia con sus objetivos del equipo de investigación y, en su caso, de la empresa participante".

Las convocatorias se centran en las tres categorías previstas en la política de apoyo a la I+D del PAIDI 2020. La primera se dirige a proyectos de fomento y generación de 'conocimiento frontera', destinados a impulsar el desarrollo experimental y de tecnologías emergentes con especial atención a las de mayor impacto en el sector industrial.

La segunda apoya iniciativas de conocimiento orientadas a los retos de la sociedad andaluza, que aporten avances en los ámbitos de especialización inteligente (RIS3), mientras que la tercera fomenta la participación de grupos de investigación en el Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea Horizonte 2020, en redes internacionales y en programas de prestigio.

DOS MODALIDES POR CATEGORÍA

Para cada una de estas categorías se establecen dos modalidades. La primera financiará proyectos de investigación aplicada de carácter general en las condiciones previstas, con un desarrollo máximo de dos años. La segunda es una modalidad puente de un año de duración, que ofrecerá a los científicos andaluces la oportunidad de mejorar aspectos de sus propuestas para la obtención de financiación nacional o europea.

A las convocatorias podrán concurrir investigadores pertenecientes a cualquiera de las universidades públicas andaluzas, aunque con algunas novedades, de forma que las bases reguladoras abren la puerta a investigadores doctores no vinculados a estas instituciones, con el fin de favorecer el retorno de científicos andaluces.

También se permite la solicitud conjunta, bien con una empresa, bien con grupos de investigación de otra universidad andaluza o agente público del Sistema Andaluz del Conocimiento, como, por ejemplo, centros del CSIC. De esta forma, estas convocatorias están abiertas a la participación de las empresas, que se pueden incorporar a los propyectos que plantean los investigadores.

Arellano ha apuntado que ésta "no será la última de las acciones relacionadas con la implantación del Paidi", de forma que en breve convocarán ayudas orientadas a agentes privados, incluidos parques científicos y tecnológicos, que espera que esté abierta en mayo, y en junio espera tener abierta la convocatoria dirigida a centros de invesitigación públicos. Además esperan poder contar este año con las primeras experiencias en Compra Pública Innovadora.

DESPLIEGUE DEL PAIDI 2020

Esta convocatoria de proyectos de I+D suponen un nuevo paso en el despliegue del Paidi 2020, que se inició en 2017 con una nueva estructura de financiación. Al igual que en el pasado ejercicio, la investigación básica cuenta este año con 71,2 millones destinados, entre otros, a las ayudas para el funcionamiento de grupos de investigación y sus planes propios o el programa de capacitación de jóvenes en I+D, bajo el cual ya se han incorporado a las universidades más de 2.300 personas.

Esta dotación se ha visto reforzada con los planes de excelencia universitaria, que recoge ayudas de 13,7 millones para la captación y retención del talento en grado, máster y doctorado, el acceso a infraestructuras científicas internacionales, la innovación en el contexto de la actividad investigadora, el apoyo a los Campus de Excelencia Internacional o a las editoriales universitarias.

En la parte competitiva, el programa de ayudas a la I+D en el ámbito del Paidi ya se puso en marcha en 2017 con la revisión y convocatoria del programa Talentia, en su línea Máster, y con convocatorias por 36 millones para la mejora y adquisición de infraestructuras científicas; el fortalecimiento de la excelencia de los candidatos a los sellos Severo Ochoa y María de Maeztu, y ayudas a la transferencia tecnológica.