Alternatiba impulsa junto a otros colectivos la constitución en otoño de una organización de izquierda sólida y creíble

 

Alternatiba impulsa junto a otros colectivos la constitución en otoño de una organización de izquierda sólida y creíble

Actualizado 02/07/2009 15:37:17 CET

Matute dice que "este proceso no nace para ser complementario de ningún otro" y huirá de "modelos fracasados"

BILBAO, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Miembros de Alternatiba y de otros colectivos de izquierda vasca impulsarán la constitución de una nueva organización política en otoño que "sea capaz de ilusionar" a los ciudadanos, para que "dejen de engrosar la lista del abstencionismo", y "contar dentro de las opciones político electorales como una opción sólida y creíble".

En una comparecencia en Bilbao, Oskar Matute, Petxo Idoiaga, Ana Etxarte, José Ramón Castaños, Amaia Agirresarobe y Jonathan Martínez presentaron esta iniciativa que se ha decidido impulsar, tras el proceso organizado por Alternatiba para analizar "las posibilidades de recomposición de una izquierda vasca" y que ha concluido con la elaboración de un documento en torno a siete ejes (democracia radical, feminismo, ecología, internacionalismo, soberanía alimentaria, cuestión nacional, y trabajo y economía) en el que han participado tanto miembros de este grupo como otras organizaciones de izquierdas.

El representante de Alternatiba Oskar Matute realizó un llamamiento a "todos los sectores políticos y sociales de la izquierda vasca" para poner en marcha en otoño este proceso de "construcción de una nueva organización política en Euskal Herria", que está abierto "a cualquier colectivo o persona" que desee participar en la conformación de "una nueva realidad política que vuelva a encantar a los militantes y simpatizantes de la izquierda de este país para que dejen de engrosar la lista del abstencionismo".

Matute aseguró que, aunque "estamos muy acostumbrados a oír que vivimos tiempos difíciles y que la atomización de la izquierda es un hecho constatable", por el contrario "éste es un momento de oportunidades históricas". No obstante, reconoció que el proceso de "poner en pie" esta opción política será "largo" y "no exento de dificultades", y señaló que serán los propios ciudadanos quienes determine "el nivel de penetración el día en que concurra a una forma de plebiscito o de elección".

Los impulsores de la nueva iniciativa, abierta a "cualquier ciudadano que apueste por una organización política cien por cien de izquierdas", se construirá "desde la base, desde abajo y a la izquierda", huyendo de "modelos fracasados que generan élites dirigentes instaladas perpetuamente en el poder".

En este sentido, Matute advirtió de que las "viejas formas de hacer política no sirven para solucionar problemas y no convencen a nadie", como evidencia "la alta abstención, creciente, entre los votantes de izquierdas ante esas opciones políticas que o bien no tienen herramientas para enfrentarse a los problemas actuales o se pierden en luchas de representatividad".

En este contexto, destacó la necesidad de "sumar fuerzas" para impulsar una nueva organización política de la izquierda vasca "basada en una izquierda de lucha, soberanista y soberana en Euskal Herria, profundamente internacionalista, feminista, ecologista, y radicalmente democrática".

En este sentido, insistió en que, "en estos tiempos de fragmentación" de la izquierda, es "imprescindible" apostar por la "unidad de acción". "Las distintas izquierdas que coexistimos en Euskal Herria seguramente estaremos destinados a encontrarnos y a remar en común para hacer frente al auge de las derechas y a un sistema político injusto que hay que cambiar profundamente", indicó Matute, que abogó por que "el encuentro no sea una suma de siglas, sino el resultado de un proceso que dé lugar a una organización de nuevo tipo diferente en parámetros y líneas de actuación a la que hemos conocido".

PLANTAR CARA AL GOBIERNO

Asimismo, señaló que esta unidad de acción debe "plantar cara" al actual gobierno vasco, "el frente de carácter estatalista" formado por PSE y PP, que según indicó no tiene "mayoría de apoyo social", "carece de legitimidad" y está "sustentado" en la Ley de Partidos. Del mismo modo, censuró que se continúa "imponiendo día a día el pensamiento del estado centralista", "apuntalando el sistema económico causante de las penurias de decenas de miles de personas", "recortando derechos" y "negando la capacidad de decidir del pueblo vasco".

Frente a esta situación, la nueva iniciativa tiene como objetivo principal "la obligación de luchar y responder con propuestas y con toda contundencia a esas medidas que se imponen desde arriba". Según indicó Matute, "nos alejamos, porque nunca hemos estado cerca, de esos métodos violentos de acción que pueda preconizar desde alguna parte, pero a la vez somos conscientes de que la actividad institucional tampoco por sí misma es capaz de transformar el sistema", Por ello, apuestan por "articular experiencias de desobediencia civil y resistencia pacífica".

Del mismo modo, señaló que el nuevo proyecto no será "una izquierda sumisa, ni pedida en la obtención rápida de resultados electorales", sino "combativa y crítica" con voluntad de "penetrar en cada pueblo".

"Asumimos el compromiso de lanzar este proceso constituyente con el fin de que el año que viene este país cuente con una izquierda política, social, potente y en auge que sea capaz de ilusionar y contar dentro de las opciones político electorales como una opción sólida y creíble, sobre todo a través del trabajo en la calle, de la generación de un nuevo discurso y nuevas prácticas", aseguró.

En cualquier caso, explicó que "este proceso no nace para ser complementario de ningún otro proceso", sino que es "autónomo y soberano para la recomposición de un espacio de la izquierda vasca". En esta línea, señaló que, "fruto de la situación política en que vivimos y la actual correlación de fuerzas de la izquierda", se pueden dar al mismo tiempo otros procesos como el anunciado "en torno al bloque soberanista".

"Nosotros lo respetamos, seguramente puede tener elementos de interés, pero es un proceso diferente al nuestro, al menos al día de hoy. Si en el corto o medio plazo vemos que las líneas de conexión existen serán las respectivas asambleas y en nuestro caso el propio proceso constituyente el que tenga que tomar decisiones"", explicó.

"GIRO COMPLETO" A LA IZQUIERDA

Por su parte, Ramón Castaños, representante de Ezker Gogoa, defendió la conformación de esta nueva opción ante la existencia de "un gobierno del llamado cambio socialista" que ha provocado "un cambio hacia la derecha" en la construcción de un modelo de estado "cada vez más centralista" y "asimilacionista de la identidad vasca".

Asimismo, criticó que "del derecho a decidir, nada" como si la población vasca no fuera "mayores de edad", el uso de "la ley antiterrorista para conculcar derechos humanos", los "recortes" presupuestarios y la fiscalidad "regresiva".

En este contexto, defendió la necesidad de dar "un giro completamente a la izquierda" de la situación vasca, para lo que apostó por una política "distinta" que "articule lo social y lo político".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies