Dos detenidos por el robo de cobre de una fábrica de Navalmoral de la Mata

Robo de cobre
GUARDIA CIVIL
Publicado 21/02/2018 12:13:56CET

   NAVALMORAL DE LA MATA (CÁCERES), 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Agentes del Equipo ROCA de la Guardia Civil han detenido a dos hombres, ambos de nacionalidad rumana, acusados del robo de cobre en una fábrica de la localidad cacereña de Navalmoral de la Mata, valorado en unos 100.000 euros.

   La detención ha sido después después de que, con motivo de las diferentes inspecciones que se realizan en los centros de recogida o chatarrerías por agentes de la Guardia Civil para evitar la entrega de material procedente de robos, durante el pasado enero, se pudieron verificar varias entregas de cobre por parte de un ciudadano rumano sin demostrar su procedencia.

   Posteriormente, este hombre fue sorprendido por la Guardia Civil junto a otro compatriota cuando portaban 133 kilogramos de cobre, dividido en 39 piezas, que fue intervenido por la Guardia Civil "al no acreditar su legal procedencia".

   Así, y en el marco de las investigaciones para poder determinar la procedencia de dicho material, los agentes sospecharon de que pudiera tener su origen en una fábrica de Navalmoral de la Mata, cuyo propietario les confirmó que habían sustraído "gran cantidad de cobre" de la sala de transformadores y bombas para el suministro de la empresa, tanto de los armarios de distribución, como los cables de la instalación.

   Además, localizaron en el lugar "sacos llenos de cobre listos para llevárselos", con piezas idénticas a las aprehendidas, que fueron reconocidas por su propietario, según informa la Guardia Civil en nota de prensa.

   Con estos los datos, la Guardia Civil localizó y detuvo a los dos presuntos autores de este robo, vecinos de la localidad de Navalmoral de la Mata. ,

   En la operación se ha conseguido recuperar gran parte del cobre robado, tanto en piezas como en cable, por las que podían haber llegado a obtener de las entregas realizadas, unos 400 kilogramos, un total de 1.600 euros, cuantificándose el valor de los daños realizados en más de 100.000 euros.