Extremadura advierte de que llegará "hasta donde haga falta" para "frenar" la tasa a la generación de electricidad

Electricidad, luz
EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2012 20:12:44 CET

MÉRIDA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Extremadura ha advertido de que si finalmente el Ejecutivo central aprueba la tasa a la generación de electricidad por facturación, "seguirá trabajando para tratar de frenar esta fiscalidad, llegando hasta donde haga falta, hasta las últimas instancias".

Y es que, según señala el Gobierno extremeño, esta tasa que baraja establecer el Miniterio de Industria es "una medida negativa tanto en el fondo como en la forma" que se pretende adoptar "sin un proceso previo de negociación, o al menos de consulta, con las comunidades autónomas afectadas".

Así, en nota de prensa, el Ejecutivo regional muestra su "enorme preocupación e inquietud" por esta tasa, ya que según el alcance que tuviera, "se podrían llegar a poner en peligro los proyectos de energías renovables previstos en la región".

Una situación que afectaría "especialmente" a los sectores de la biomasa y la energía fotovoltaica, "dos ámbitos en los que la comunidad tiene un amplio margen de crecimiento", explica el Gobierno de Extremadura en nota de prensa.

En el caso de la energía fotovoltaica, señala, se trata de "proyectos avalados por fondos de inversión internacionales de elevada solvencia" y que según asegura el Ejecutivo regional, "causarían unos efectos beneficiosos de creación de riqueza y generación de puestos de trabajo nunca vistos en esta región", con una inversión de casi 1.500 millones de euros y la creación de 6.500 empleos durante el periodo de construcción.

Pero dichos efectos esperados "se perderían para siempre" si el Ministerio de Industria, Energía y Turismo "no tiene en cuenta el inmenso error que su decisión pudiera llegar a desencadenar de no analizar antes con detenimiento sus posibles contraprestaciones".

PIDE REFLEXIÓN AL MINISTERIO

Ante esta situación, el Gobierno de Extremadura ha reclamado al ministerio que "reflexione con gran cuidado antes de tomar cualquier decisión", puesto que según señala, "cualquier estimación que exceda un mínimo los márgenes de la sensatez y el sentido común podría condenar para siempre no sólo a los mencionados proyectos que se refieren a Extremadura, sino amputar de raíz el florecimiento de todo un sector en el que España se había convertido en un líder mundial".

Un sector que, sin estar ya acompañado de discutibles primas, "está llamado a representar un salto cualitativo decisivo en la generación energética, el crecimiento sostenible, el respeto al medio natural", así como a la "creación de empleo especializado y la modernización tecnológica de toda España, con una presencia que es ya vital para las perspectivas de supervivencia económica de varias comunidades autónomas".

MEDIDA INEFICIENTE Y CONTRARIA AL MÁS MÍNIMO SENTIDO ECOLÓGICO

En esta línea, el Ejecutivo considera que se trataría de una medida que "además de ineficiente y contraria al más mínimo sentido ecológico" es "profundamente injusta" con aquellos proyectos que quieren implantarse sin acceder a primas y que, por lo tanto, no han sido responsables de 'déficit tarifario'.

Cabe recordar, señala el Gobierno extremeño, que dicho déficit "se debe a las energías nuclear e hidroeléctrica", a las cuales, en cambio, la nueva tasa que pretende el Ministerio "apenas afectará en términos proporcionales". En cambio, alerta de que la tasa "puede ser letal para renovables como la fotovoltaica y la biomasa".

Añade el Gobierno de Extremadura que el desarrollo de las energías renovables "debe jugar un papel determinante para disminuir la dependencia energética del exterior", que ha constituido de forma endémica "una de las lacras del sistema energético nacional y uno de los escollos para un crecimiento económico sano y definitivo de este país, en particular de comunidades discriminadas históricamente comola propia Extremadura", señala.

Así mismo, considera que la tasa que planea el Ministerio "repercutirá en la imagen exterior de España y su reputación ante los mercados internacionales", porque según asegura, "no deja de ser una nueva vuelta de tuerca sorpresiva en torno a las renovables, con el indeseable efecto de inseguridad jurídica que ello provoca y que ya ha causado las primeras y lógicas advertencias por parte de importantes fondos de inversión a nivel mundial".