La planificación urbana debe considerar la cercanía del monte y vientos para evitar incendios, según una experta

Publicado 12/02/2018 13:52:58CET

   Un catedrático reivindica la relevancia de que una parcela esté gestionada más allá de la especie que cultive

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La planificación del crecimiento urbano debe tener en cuenta factores como la proximidad del monte y la dirección de los vientos para evitar incendios forestales.

   Es una de las reflexiones que ha trasladado la directora del Instituto de Estudos do Territorio, Inés Santé, en su comparecencia en la comisión de estudio que trabaja en el Parlamento a raíz de los fuegos de octubre.

   Santé, ingeniera técnica agrícola, ha abogado desde su puesto en la Administración por "integrar la prevención del riesgo de incendios en toda la planificación, territorial, urbanística y sectorial", con el punto de mira puesto en la interface urbano-forestal.

   En esa interface se ha fijado también, después de ella, el catedrático de silvicultura Roque Julio Rodríguez, el segundo de los expertos que este lunes ha trasladado sus recomendaciones a la comisión parlamentaria que estudia la problemática de los incendios en Galicia.

   Este profesor ha advertido de que la gestión de una determinada parcela "condiciona la estructura de los combustibles forestales", es decir, lleva a que una finca tenga más o menos riesgo de sufrir un fuego, de ahí que haya llamado la atención sobre su relevancia más allá de la elección de la especie de cultivo.

APLICAR LAS NORMAS

   Por su parte, los grupos parlamentarios han mostrado sus inquietudes en cuanto a la legislación vigente y su nivel de desarrollo o de aplicación, como ha sido el caso de los portavoces en la Cámara de En Marea y PSdeG, Luís Villares y Xoaquín Fernández Leiceaga, respectivamente.

   Por su parte, el diputado del BNG Xosé Luis Rivas, 'Mini', ha denunciado un "abandono" del rural que "parece planificado", mientras que el popular José González ha considerado que las normas se topan con una realidad "que dificulta" que se puedan hacer cumplir.

ORDENAR EL TERRITORIO

    En su exposición, Inés Santé ha avisado de la complejidad que presenta la tarea de ordenar el territorio --"no es fácil", ha admitido--, para a renglón seguido opinar que "para que tenga éxito" la sociedad debe estar "convencida" de su necesidad.

   Esta labor, a su juicio, "es más difícil en Galicia que en otros lugares porque casi todos los gallegos son propietarios de tierras, aunque sea una superficie muy pequeña". En este escenario, ha rechazado que esta materia se utilice como "arma política" y ha llamado al consenso de las fuerzas políticas.

   En lo que a la Xunta se refiere, ha enumerado actuaciones realizadas o en desarrollo "para conseguir esto", como las directrices de ordenación del territorio, que "contienen determinaciones que pueden contribuir a aportar soluciones".

   Asimismo, ha apuntado a una "zonificación" que identifique áreas "idóneas" para la explotación agrícola, ganadera o froestal. Esto, según ha resaltado, contribuiría a dar lugar a un territorio "más resiliente" a los incendios.

   Santé también ha señalado que es preciso planificar el paisaje y, "teniendo en cuenta el elevado número de asentamientos de población y su dispersión", ha terminado subrayando la importancia de esa ordenación de los usos en la interface urbano-forestal.

MEJORAR LA INFORMACIÓN

    Un punto que ha sido recibido con interés por los grupos ha sido el de "mejorar la información territorial disponible", ante lo que la directora del instituto ha explicado, ya en el turno de réplica, que "cada vez" hay "más" datos pero también mayor demanda.

   En este contexto, no ha visto necesaria "más información estadística", sino información territorial y geográfica sobre la utilización del suelo. "Con ese componente geográfico", ha resuelto.

ACTUALIZAR EL PLAN FORESTAL

   Por su parte, el catedrático Roque Julio Rodríguez ha mostrado en la comisión una imagen de una parcela con eucaliptos gestionada y otra en estado de abandono, para evidenciar la relevancia de la silvicultura.

   En su discurso, ha recordado las directrices a las que llegó el grupo de trabajo constituido dentro del Consello Galego Forestal para renovar el plan forestal vigente en la comunidad, que entre otras cosas apostó por "poner un tope" a la superficie de eucaliptal, y alertó del "problema" de falta de coníferas, requeridas por aserraderos.

   En lo relativo a esto, el diputado del PP José González ha afirmado que su grupo "no apoya ningún monocultivo de ninguna especie" y ha añadido que de hecho entiende que "hay que poner un límite" al eucalipto.

   En lo concerniente a la interface urbano-forestal, el profesor Rodríguez ha destacado como objetivo "mejorar" la coordinación de los medios de extinción, así como dotarlos de una mejor formación, visto lo que ocurrió el pasado octubre, con fuegos que llegaron a poner en vilo a pueblos y ciudades.

"QUE HAYA GENTE"

   Para Paula Quinteiro, de En Marea, "si otra vez no se va a cumplir" el plan forestal revisado, este trabajo sea "quizás desgastante", por lo que ha reclamado que la normativa "se cumpla".

   Leiceaga ha puesto el foco en las obligaciones de reinversión de las comunidades de montes, mientras que 'Mini', del Bloque, ha interpretado que "la madre del cordero" es que en el rural haya "gente que gestione esa selvicultura".