La Agencia Ferroviaria Europea, dispuesta a ir al juzgado por el accidente del Alvia

Reunión de víctimas del Alvia con la Agencia Ferroviaria Europea
REMITIDA
Actualizado 25/01/2017 13:52:05 CET

   Los afectados creen que al magistrado "no le queda otra" que llamar a este organismo y que el Gobierno deberá hacer una nueva investigación

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Responsables de la Agencia Ferroviaria Europea han trasladado a las víctimas del accidente del tren Alvia en Angrois su "total disposición" a declarar en el juzgado que instruye la causa para determinar las causas del siniestro, que acabó con la vida de 80 personas y dejó más de un centenar de heridos.

   "Se han ofrecido para ir a colaborar", ha destacado el portavoz de la plataforma, Jesús Domínguez, en declaraciones a Europa Press tras la reunión, que ha durado unas dos horas, más de lo previsto.

   El magistrado Andrés Lago, titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, recibirá a partir de este viernes 27 los informes periciales que encargó para saber si Adif evaluó de forma correcta los riesgos en la línea Ourense-Santiago.

   Domínguez y el resto de integrantes de la asociación de víctimas entienden que es a partir de ese momento, cuando constate "las discrepancias que va a haber" entre los documentos de los peritos, cuando "tendrá que llamar a la Agencia Ferroviaria Europea".

   Este órgano comunitario ya emitió el pasado año un duro informe que critica la falta de independencia de la comisión de investigación de accidentes ferroviarios (CIAF), para la que el accidente en Angrois se debió únicamente al exceso de velocidad.

COMISIÓN DE PETICIONES

   El encuentro de este miércoles entre las víctimas y la agencia ferroviaria se ha producido un día después de que la Eurocámara reclamase una investigación independiente sobre el descarrilamiento, registrado el 24 de julio de 2013 a la entrada de Santiago, cuando el maquinista circulaba despistado por una llamada telefónica del interventor y tomó con excesiva velocidad la curva de A Grandeira, donde el convoy debía reducir de unos 200 a 80 kilómetros por hora.

   En ese punto, precisamente, la vía no contaba con el sistema de control 'ERTMS', el habitual en la alta velocidad, y es por eso y por otras medidas que se tomaron con anterioridad y posterioridad a la puesta en marcha de la línea --como la desconexión del 'ERTMS' embarcado-- que tanto los afectados y sus familiares como la defensa del conductor entienden que hay responsabilidades en los encargados de velar por la seguridad.

"SATISFECHOS"

   Domínguez ha resaltado la satisfacción de la delegación conformada por él mismo, Rogelio Bernardo y Teresa Gómez-Limón, que han vuelto a acudir esta semana a Bruselas de la mano de la representante del BNG en Europa, Ana Miranda.

   "Se confirma lo que venimos denunciando siempre: que el Gobierno español incumplió la legislación europea en materia de seguridad", ha subrayado. "Ahora no le queda otra que hacer una comisión de investigación independiente", ha finalizado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies