La Policía Local impide el paso al pleno a las limpiadoras de colegios de Vigo y éstas tachan a Caballero de "dictador"

Foto Limpiadoras
EP/REMITIDO
Actualizado 28/04/2011 11:34:33 CET

Algunas de las que pudieron acceder interrumpen la sesión para pedir intervenir

VIGO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Local de Vigo han impedido este jueves el acceso a varias trabajadoras de la empresa Linorsa, concesionaria de la limpieza de colegios públicos de la ciudad olívica, que pretendían acceder al salón plenario para mostrar, una vez más, su protesta por el incumplimiento de un acuerdo de mejoras laborales.

La Policía, siguiendo "órdenes", ha impedido acceder al pleno a varias trabajadoras, tras comprobar que sus nombres estaban en una lista --donde figuran las limpiadoras que fueron identificadas en el pleno anterior, que fue suspendido precisamente por sus protestas--. Asimismo, los agentes les han informado de que, si querían entrar al Ayuntamiento para realizar cualquier gestión, podrán hacerlo "de una en una y acompañadas de un policía".

Las trabajadoras han denunciado el trato recibido y han acusado al alcalde, Abel Caballero, de ser un "dictador" que hace uso de "listas negras" para impedir la presencia en el Pleno de colectivos incómodos.

A ese respecto, la portavoz de la CIG, ha denunciado la existencia de "listas de la Gestapo", y ha confirmado que presentarán, por segunda vez, una denuncia en comisaría por haberles impedido acceder e intervenir en el Pleno, en contra del reglamento de participación ciudadano.

DESALOJO

No obstante, un grupo de cinco limpiadoras consiguieron entrar en salón de plenos --al no estar en la lista de identificadas-- y, a la media hora de empezar la sesión, la interrumpieron para exigir, una vez más, poder intervenir en el pleno, así como que el gobierno municipal obligue a la concesionaria a cumplir el acuerdo firmado --un acuerdo que también suscribieron dos concejales socialistas--.

Abel Caballero, tras pedir varias veces a las limpiadoras que guardaran silencio y, en vista de que no lo hacían, suspendió el pleno por unos minutos. Mientras, la Policía Local desalojó a las trabajadoras, una de ellas en un estado visible de nerviosismo y ansiedad.