Los abusos contra niños en República Democrática del Congo se disparan un 60 por ciento

Antiguos niños soldado en un centro de Kasai, en República Demcorática del Congo
REUTERS / THOMAS MUKOYA
Publicado 26/06/2018 17:38:53CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los niños fueron víctimas de más de 11.500 de graves violaciones de los Derechos Humanos en República Democrática del Congo entre 2014 y 2017, una cifra que representa un aumento del 60 por ciento en comparación con los cuatro años anteriores, según un informe de Naciones Unidas que culpa hasta a 40 grupos de estos abusos.

Más de 1.000 niños han muerto o han quedado mutilados durante el último periodo analizado, dos veces más que entre 2010 y 2013, ha informado la oficina de la representante especial de la Secretaría General de la ONU para niños y conflictos armados, Virginia Gamba, responsable de un análisis basado en estimaciones, ya que por ejemplo hay cientos de incidentes imposibles de verificar en las zonas de Kasai o Tanganyika.

Los distintos frentes de conflicto abierto, la fragmentación de los grupos armados y la falta de una autoridad estatal válida en amplias zonas del territorio congoleño agudizan, en opinión de la representante de la ONU, la "vulnerabilidad" de los niños, por lo cual es necesario no solo prevenir los abusos sino también garantizar la rendición de cuentas.

El informe atribuye la mayoría de las víctimas a grupos armados, pero una tercera parte de ellas corresponden a acciones de las fuerzas de seguridad. En 2017, la proporción de víctimas atribuidas a los agentes del Gobierno ha aumentado al 49 por ciento, lo que sugiere un posible uso desproporcionado de la fuerza, según un comunicado.

A pesar de que el año pasado las Fuerzas Armadas fueron retiradas de la lista de grupos con niños entre sus filas, el reclutamiento de menores sigue siendo uno de los desafíos pendientes en República Democrática del Congo. Un tercio de los menores reclutados entre 2014 y 2017 fueron captados antes de los 15 años.

El informe señala específicamente al grupo Kamuina Nsapu, activo en la región de Kasai y que habría usado niñas de cuatro años como escudos humanos en el frente, bajo la creencia de que su utilización les concede una especie de protección mística frente al enemigo.

Por otra parte, se han documentado casi 900 casos de violencia sexual contra menores, aunque los expertos dan por hecho que se trata solo de la punta del iceberg, ya que el estigma asociado a este tipo de abusos y la falta de una atención adecuada a los supervivientes complica la elaboración de una estadística fiable.

Los abusos sexuales, el matrimonio forzoso y la esclavitud sexual se solapan también con otras violaciones de los Derechos Humanos en escenarios de conflicto y, según la ONU, pueden llegar a ser utilizados como armas de guerra. Así ha ocurrido en la provincia de Tanganyika, donde los abusos sexuales han servido de venganza en los choques entre comunidades locales.

NIÑOS SOLDADO

Naciones Unidas ha cifrado en más de 7.700 los niños que han abandonado los grupos armados durante el periodo analizado, si bien para más de 1.500 de estos niños soldado no era su primer reclutamiento, sino que ya habían combatido para el mismo o para otro grupo armado.

Gamba ha advertido de que esta recaída "evidencia la importancia de proporcionar oportunidades de reintegración globales y a largo plazo", para que estos niños puedan "reconstruir sus vidas lejos del conflicto. "Actualmente, la falta de financiación impide que miles de niños tengan acceso a servicios esenciales", ha apostillado.

En este sentido, ha afirmado que "seguir trabajando con el Gobierno será clave para que todos los niños de Congo tengan la oportunidad de crecer en paz y protegidos de los efectos del conflicto".