ACNUR alerta de que un éxodo masivo de iraquíes desbordaría a la región

Refugiados iraquíes
ACNUR
Actualizado 17/06/2014 23:50:22 CET

GINEBRA, 17 Jun. (Reuters/EP) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, ha alertado este martes del riesgo de que, ante el avance los 'yihadistas', se produzca un éxodo masivo de iraquíes que desborde la capacidad de los países vecinos, que acogen ya a tres millones de refugiados sirios.

Guterres ha valorado la situación humanitaria en el marco del "grave enfrentamiento" entre el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), que en apenas una semana se ha hecho con el control de importantes ciudades, y las fuerzas de seguridad iraquíes.

"Ya hay niveles significativos de desplazados internos. Todavía no estamos viendo un flujo masivo de refugiados, pero creo que dependerá de que esta crisis se aborde de forma eficaz a corto plazo o de que, por el contrario, se prolongue", ha dicho.

El titular de ACNUR ha advertido de que, "si este conflicto se extiende en el tiempo, será inevitable tener un nuevo flujo masivo de refugiados en la región".

Guterres ha explicado que un eventual éxodo iraquí tendría consecuencias catastróficas para la región, cuyos países ya están sobrepasados por los tres millones de refugiados que han dejado los tres años de guerra civil en Siria.

"Si observamos la situación regional, Siria, obviamente, no es un posible destino (para los refugiados iraquíes); y Jordania tiene una enorme presión por los refugiados sirios, así que es difícil vislumbrar cómo se podría hacer frente a otro flujo masivo de refugiados", ha subrayado.

El funcionario de la ONU ha adelantado que, en el caso de que eso ocurra, la solidaridad internacional será esencial. "Obviamente, espero que los iraquíes sean bienvenidos en cualquier parte. Pero, como he dicho, lo más importante ahora es evitarlo", ha señalado.

CRISIS HUMANITARIA

Desde la semana pasada, cuando el ISIS lanzó su ofensiva sobre el norte y el centro de Irak, al menos 300.000 personas han abandonado sus casas, sobre todo en Mosul, y se han instalado en la región autónoma de Kurdistán.

Estos 300.000 desplazados internos se suman a los 500.000 iraquíes que a principio de año ya dejaron sus hogares rumbo a otros puntos del país por el repunte de los enfrentamientos sectarios en la provincia occidental de Anbar.

Por su parte, más de 2,8 millones de sirios, entre ellos un millón de niños, han salido del país huyendo de los combates entre las tropas leales al presidente, Bashar al Assad, y los rebeldes. Del total, 225.000 están en Irak, de acuerdo con ACNUR.