Bruselas pide la vuelta al diálogo en Nicaragua "con garantías" y el fin de la violencia

Publicado 29/05/2018 17:51:46CET

BRUSELAS, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Desarrollo y Cooperación Internacional, Christos Stylianides, ha lamentado este martes los últimos enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas policiales en Nicaragua durante un debate en el Parlamento Europeo y espera la reanudación de un diálogo "con garantías".

El pasado 23 de mayo, el presidente del país, Daniel Ortega, dinamitó el diálogo nacional al negarse a abordar la "democratización", lo que cual implica la convocatoria de elecciones anticipadas. El rebrote de la violencia que siguió a esta decisión ha hecho al líder sandinista replantearse su postura tras la reunión mantenida el lunes entre representantes del Gobierno y de la oposición.

Stylianides cree que la reanudación del diálogo "es la mejor esperanza para lograr una salida", pero espera "garantías", como asegurar la seguridad necesaria a todos los participantes, y tener en cuenta "las expectativas de la sociedad civil y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)".

Bruselas espera que las autoridades nicaragüenses acepten las recomendaciones de la CIDH que pide acabar con las detenciones arbitrarias y respetar el derecho a la protesta pacífica. También pide al Gobierno de Ortega que autorice una visita del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU al país.

"Se necesita un diálogo genuino. Es el único camino posible", ha insistido Stylianides ante el Pleno de Estrasburgo y ha agradecido el papel de la Conferencia Episcopal que ha ejercido como mediadora de la mesa de diálogo.

Durante el turno de palabra de los eurodiputados, Luis de Grandes, del Partido Popular Europeo (PPE), ha mostrado su solidaridad con los dos periodistas de la agencia EFE agredidos por la policía durante las protestas. El eurodiputado español ha señalado que "la revolución sandinista ha ido reconduciéndose en una dictadura de nuevo cuño" y, cree, que "el Parlamento Europeo puede y debe pronunciarse".

Para la socialista Elena Valenciano, "si Ortega escucha será posible abrir un camino nuevo en Nicaragua" y se ha mostrado partidaria se mantener la vía del diálogo, después de que se haya enfriado en las últimas semanas.

Por parte del grupo de la Izquierda Unitaria Europea/GUE, el eurodiputado de Izquierda Unida, Javier Couso, se ha sumado al llamamiento para frenar la violencia y ha pedido al Ejecutivo nicaragüense que investigue cualquier abuso de la fuerza que se haya producido. Sin embargo, considera que "no se puede tolerar que con medios violentos se trate de derrocar a un Gobierno electo y legítimo".

Stylianides ha cerrado el debate reivindicando que la UE utilice "todos los instrumentos a su disposición para ayudar a Nicaragua en esta hora aciaga".