Duterte baraja extender los países vetados a la emigración filipina para impedir abusos

Foto de archivo del presidente filipino, Rodrigo Duterte
REUTERS / POOL NEW
Publicado 22/02/2018 14:36:28CET

MANILA, 22 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha declarado este jueves que baraja extender la prohibición de que emigrantes filipinos viajen a ciertos países si las investigaciones prueban que sus conciudadanos están sufriendo abusos en estos territorios por parte de los que les ofrecen trabajo.

De momento, el veto se limita a Kuwait. El Gobierno suspendió el envío de trabajadores a este país en enero después de que Duterte manifestara que los malos tratos a los inmigrantes filipinos habían alcanzado cotas descontroladas y que habían empujado a varios trabajadores al suicidio.

Este miércoles, el Senado filipino comenzó una investigación sobre el abuso al que son sometidos los emigrantes filipinos, así como sobre sus muertes. "Estamos haciendo una auditoría para descubrir cuáles son los lugares a los que enviamos a nuestros emigrantes y donde reciben brutales abusos y tratos degradantes", ha manifestado el mandatario.

El presidente ha hablado desde la provincia de Ilolio, en el sureste del país, donde visitaba el velatorio de una mujer filipina cuyo cuerpo fue encontrado en un apartamento abandonado de Kuwait, dentro de un frigorífico y con signos evidentes de tortura. La muerte de esta mujer ha sido la gota que ha colmado el vaso para Duterte, que ha pedido a las aerolíneas que ayuden en la repatriación voluntaria de los trabajadores filipinos que se encuentren en Kuwait.

Más de dos millones de emigrantes filipinos están trabajando tanto en Kuwait como en otros países de Oriente Próximo como Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, pero se han dado casos de abusos que han sido denunciados en otros lugares. En el extranjero, los filipinos se dedican a trabajar sobre todo en el servicio doméstico, en la construcción, como ingenieros y como enfermeras.

Kuwait ha tratado de reparar las relaciones diplomáticas con Filipinas invitando a Duterte a que visite el país, según informó la agencia kuwaití KUNA este lunes. El Ministerio de Trabajo filipino quiere que, antes de que el Gobierno levante el veto, Kuwait sea capaz de garantizar la seguridad de los inmigrantes filipinos que llegan a su territorio.

Una lista con los casos de abusos denunciados y no denunciados está siendo confeccionada, según ha anunciado Duterte, algo que ha descrito como "una tarea muy, muy larga". El mandatario no ha fijado ningún calendario al respecto, pero sí que ha especificado que su objetivo a largo plazo es reducir la emigración impulsando la economía y creando trabajos que proporcionen una remuneración suficiente a los trabajadores.