Una mujer de Arizona admite que torturó hasta la muerte a un hombre en silla de ruedas porque era un soplón

Actualizado 21/08/2009 23:25:11 CET

NUEVA YORK, 21 Ago. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero) -

Una mujer del estado de Arizona ha admitido impasible ante las cámaras de una cadena de televisión que hace unas semanas torturó hasta la muerte a un hombre en silla de ruedas que había conocido horas antes en una parada de autobús.

Es de Fénix, se llama Angela Simpson y tiene 33 años, y ha admitido desde la cárcel y sin ningún tipo de remordimientos que a principios de mes asestó más de medio centenar de puñaladas a Terry Neely, un discapacitado de 46 años.

Con sangre fría y sin pestañear un instante, Simpson explicó ante las cámaras que conoció a Neely en una parada de autobús, que estuvieron hablando un buen rato y cuando éste le contó que había sido un soplón en la cárcel se enfadó tanto que le entraron ganas de matarlo.

La chica explicó que entonces le propuso ir a su casa para pasar una noche loca de sexo y drogas. "Lo torturé durante una hora (...), lo apuñalé, lo maté y lo corté en pedazos", afirma Simpson, que después metió los restos en un cubo de basura y les prendió fuego.

La mujer, detenida la semana pasada y a la espera de ser juzgada, dice que lo único que lamenta es que no podrá volver a hacerlo ni podrá criar a sus hijos. "Creo que me condenarán a la pena capital", añade Simpson, quien responde con un "quizá" cuando le preguntan si se considera una enferma mental.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies