El Gobierno de Trump pone fin a las directrices de Obama sobre la marihuana

Contador
Marihuana a la venta en California
REUTERS / LUCY NICHOLSON
Actualizado 05/01/2018 7:19:22 CET

WASHINGTON, 4 (Reuters/EP)

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado este jueves el final de las directrices marcadas por el Gobierno de Barack Obama en relación a la marihuana y que básicamente consistían en la disminución de la aplicación de las leyes federales.

Un portavoz del Departamento de Justicia ha asegurado que la actual política había creado un "refugio seguro" para la marihuana en estados como California, Colorado, Washington, Oregón, Alaska y Nevada, que permiten el consumo de esta droga con fines recreativos. Para la actual Administración, las directrices de Obama "contradicen" las propias leyes.

El departamento no ha realizado comentarios sobre la posibilidad de llevar a cabo acciones legales contra dichos estados, pero ha afirmado que los pasos a seguir aún "están bajo consideración".

El fiscal general norteamericano, Jeff Sessions, ha dejado claro su desprecio por la marihuana y ha abogado por su ilegalización, al considerar que es puerta de entrada al consumo de otras drogas como los opiáceos.

Las leyes federales prohíben el uso del cannabis a pesar de que algunos estados lo hayan legalizado. La portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders ha afirmado que la principal prioridad del presidente, Donald Trump, es recrudecer las leyes federales "tanto en cuestiones como la marihuana como en inmigración".

El cambio llega apenas unos días después de que California se convirtiese en el que ya es el mayor mercado de venta de marihuana con fines recreativos del mundo. El anuncio amenaza ahora con lastrar el desarrollo de negocios vinculados a esta droga, si bien aún existe cierta confusión en torno a la severidad con la que se aplicarán las leyes federales.

La decisión de la Administración supone una clara condena a la postura de los políticos y abogados que están a favor de la legalización. La medida ha levantado la polémica sobre su posible impacto sobre los ingresos tributarios en aquellos estados donde se permite el uso de la marihuana.

Según Sessions, la política de la Administración Obama "socava el imperio de la ley", por lo que ha instado a los fiscales federales a "seguir los principios que gobiernan a nivel federal" a la hora de decidir qué actividades relacionadas con el cannabis constituyen un delito.

Algunos fiscales han reaccionado a la medida. Un fiscal de Colorado ha aseverado que no variará a forma de tratar los casos relacionados con la droga, mientras que un fiscal de Massachusetts ha asegurado que perseguirá los casos a nivel federal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies