Guterres afirma que la Franja de Gaza se volverá inhabitable en 2020 si no se adoptan medidas concretas

Corte de luz en la Franja de Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 06/02/2018 6:00:42CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha afirmado este lunes que la Franja de Gaza se volverá inhabitable de cara a 2020 a menos que se tomen medidas concretas para mejorar los servicios básicos y la infraestructuras en el enclave palestino.

"Gaza sigue estrujada por cierres incapacitantes y un estado de emergencia humanitaria constante", ha alertado, recalcando que dos millones de palestinos se ven afectados a diario por la crisis energética, el paro y la parálisis económica.

Así, Guterres, se ha mostrado "extremadamente preocupado" por el recorte por parte de Estados Unidos a la financiación a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), advirtiendo de que "afectará gravemente la capacidad de la agencia de cumplir su mandato y preservar servicios fundamentales como la educación y la sanidad de los refugiados palestinos".

"Está en juego la seguridad humana, los derechos y la dignidad de los cinco millones de refugiados palestinos en Oriente Próximo, así como la estabilidad de toda la región", ha resaltado.

Por ello, ha hecho un llamamiento a la "generosidad" de la comunidad internacional para evitar este extremo, haciendo hincapié además en "la importancia de avanzar en la unidad palestina", que ha descrito como "un paso clave para lograr el objetivo de un Estado palestino y una paz duradera".

En este sentido, Guterres ha recordado que "siempre ha dicho que le gustaría ver un Estado palestino y un Estado israelí, ambos con capital en Jerusalén", si bien ha reconocido que "hay que asumir que la realidad actual es difícil".

"Las tendencias negativas sobre el terreno tienen el potencian de crear una realidad irreversible de un sólo Estado incompatible con satisfacer las legítimas aspiraciones nacionales, históricas y democráticas de israelíes y palestinos".

Guterres ha lamentado que "tras décadas de convergencia y consenso global hay una erosión que hace que una acción concertada y efectiva sea más difícil en un momento en el que es más importante que nunca".

Así, ha condenado nuevamente la construcción en asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este, reiterando que "es ilegal según las resoluciones de la ONU y el Derecho Internacional".

El reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital israelí ha dinamitado cualquier expectativa de paz. Este gesto de la Administración de Trump ha acabado con el consenso internacional acerca de la necesidad de que el estatus de Jerusalén se decida en unas eventuales negociaciones de paz.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en diciembre una resolución --con el apoyo de 128 de los 193 países de la ONU-- en la que insta a Estados Unidos a dar marcha atrás. La Organización para la Cooperación Islámica, por su parte, ha reconocido Jerusalén Este como capital palestina y ha animado a la comunidad internacional a seguir su ejemplo.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, reiteró a finales de enero que el reinicio de las conversaciones de paz con Israel requiere la creación de un mecanismo a tal fin bajo los auspicios de Naciones Unidas, criticando nuevamente la decisión de Estados Unidos de trasladar a Jerusalén su Embajada en Israel.

Abbas explicó que esta decisión "ha convertido a Estados Unidos en una parte con un sesgo a favor de Israel, excluyéndose así como intermediario en el proceso de paz". "De este modo, (Estados Unidos) no podría proponer una solución de paz justa para Oriente Próximo", dijo.

El mandatario palestino afirmó el 14 de enero que Palestina "no aceptará lo que Estados Unidos quiere imponer", describiendo la decisión de Washington de reconocer Jerusalén como capital de Israel como "la bofetada del siglo".