Hamás llama a una nueva intifada en respuesta a la matanza en Gaza

Disturbios en la Franja de Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Actualizado 14/05/2018 20:05:28 CET

Más de 50 palestinos muertos en las protestas contra la apertura de la Embajada de EEUU en Jerusalén

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha hecho un llamamiento a una nueva intifada en respuesta a la violencia que se ha desatado este lunes en la Franja de Gaza por la represión israelí de las protestas palestinas con motivo del 70º aniversario de la 'Nakba' y la apertura de la Embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

"La reacción natural a la muerte de gente que estaba protestando pacíficamente debería ser una intifada árabe e islámica", ha dicho Jalil al Haya, 'número dos' de Hamás. "No hay más opción que prender la mecha en Gaza y Cisjordania en respuesta a lo que ha pasado", ha sostenido, según informa el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.

De acuerdo con el último balance de víctimas, confirmado por el Ministerio de Sanidad palestino, al menos 52 palestinos, incluidos seis menores de edad, han muerto y otros 2.400 han resultado heridos, la mayoría por impactos de bala, en el marco de los disturbios registrados en la Franja de Gaza.

Testigos consultados por las agencias de noticias palestinas Wafa y Maan han declarado que las fuerzas hebreas han usado gases lacrimógenos y munición real contra los manifestantes que un día más se han concentrado en la valla fronteriza en señal de protesta.

Israel, por su parte, ha responsabilizado a Hamás de la violencia por enviar a los habitantes del territorio palestino hacia la frontera estando advertido de que habría una respuesta del lado judío. "Todo país tiene la obligación de defender sus fronteras", ha escrito el primer ministro, Benjamin Netanyahu, en Twitter.

Este balance de víctimas es el mayor registrado en un solo día desde que el pasado 30 de marzo arrancaron las movilizaciones por la 'Nakba' ('Catástrofe') en Gaza y Cisjordania para reivindicar el derecho al retorno de los refugiados palestinos. Desde entonces, han muerto cerca de cien palestinos sin que haya ninguna baja del lado israelí.

El auge de las protestas palestinas se debe a que este lunes se ha inaugurado la nueva Embajada de Estados Unidos en Israel, que ha sido trasladado de Tel Aviv a Jerusalén, por una polémica decisión anunciada el pasado 6 de diciembre por el Gobierno de Donald Trump que ha acabado con el consenso internacional sobre el proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Hasta ahora, uno de los pocos puntos de consenso en la comunidad internacional era que el estatus de Jerusalén, que ambas partes reivindican como capital, debía decidirse en unas eventuales negociaciones de paz. El Gobierno de Netanyahu da por zanjada la cuestión, mientras que los palestinos y sus aliados árabes --entre 128 de los 193 miembros de la ONU-- exigen a la Casa Blanca que dé marcha atrás.