Más de 40 civiles murieron cada día víctimas de explosivos en 2017

Niños yemeníes junto a los restos de un coche alcanzado por un ataque aéreo
REUTERS / ALI OWIDHA
Publicado 08/01/2018 19:12:15CET

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Más de 15.000 civiles murieron víctimas de la explosión de algún tipo de arma o artefacto en todo el mundo en los primeros once meses de 2017, un nivel sin precedentes que implica el fallecimiento de más de 40 civiles al día, según un informe de la organización británica Acción contra la Violencia Armada (AOAV).

El estudio realizado por esta firma cifra en 15.399 los civiles fallecidos por explosivos entre enero y noviembre del año pasado, un 42 por ciento más que en el mismo periodo de 2016 y la tasa más alta desde que AOAV comenzó a medir estos incidentes, en 2011.

La organización atribuye el repunte al "masivo" aumento de los ataques aéreos, de los que responsabiliza a actores estatales. En concreto, el 58 por ciento de las víctimas de 2017 (8.932) corresponden a estos bombardeos, circunscritos principalmente a las guerras de Siria, Irak y Yemen, por encima de los 4.902 registrados en los primeros once meses de 2016 o a los 704 del mismo periodo de 2011.

Tanto en Siria como en Irak las muertes de civiles por explosivos han aumentado un 50 por ciento, aunque el mayor incremento lo ha registrado Somalia, donde sigue patente la violencia del grupo terrorista Al Shabaab. Sólo en un atentado, cometido en octubre, más de medio millar de personas perdieron la vida en Mogadiscio.

Por otra parte, los ataques terrestres fueron responsables del 11 por ciento de las muertes de civiles, mientras que los artefactos explosivos improvisados --conocidos por el término inglés de IED-- provocaron una cuarta parte de las víctimas totales, según el informe.

El director ejecutivo de AOAV, Iain Overton, ha emplazado a los gobiernos a respetar el Derecho Internacional y abstenerse, incluso en caso de guerra, de utilizar explosivos en zonas pobladas. "Cuando se usan estas armas en pueblos y ciudades, los resultados son inevitables: mueren niños, mujeres y hombres inocentes", ha lamentado.

La organización señala que, en zonas pobladas, un 92 por ciento de los muertos y heridos son civiles. A pesar de estos datos, la mayoría de los incidentes registrados entre enero y noviembre de 2017, en concreto el 70 por ciento, corresponden a áreas donde reside población civil, teóricamente ajena a los conflictos.

"Las muertes de civiles no son solo una tragedia, sino que también recuerdan que los efectos de esta violencia alimentan las crisis de refugiados, convencen a muchas personas para unirse a grupos salafistas y yihadistas como venganza y destruyen a familias y a comunidades durante décadas", ha advertido Overton.