Más de 57.000 personas abandonan sus hogares por la violencia en el este de República Democrática del Congo

Refugiados congoleños en Uganda
REUTERS / JAMES AKENA
Publicado 16/03/2018 15:26:15CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 57.000 personas han tenido que abandonar sus hogares este año por la ola de violencia en el este de República Democrática del Congo (RDC) y solo entre el 10 y el 13 de marzo más de 4.000 personas cruzaron hacia Uganda desde las regiones congoleñas de Ituri y Kivu Norte.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha alertado de que tres de cada cuatro desplazamientos corresponden a mujeres y niños, muchos de los cuales llegan a Uganda después de cruzar el lago Albert en embarcaciones precarias desde Ituri.

Un portavoz de la agencia, Babar Baloch, ha advertido de que "varios refugiados" han perdido la vida en este periplo y ha señalado que la situación se ha vuelto "todavía más peligrosa" por el empeoramiento de las condiciones meteorológicas en los últimos días.

Los enfrentamientos entre distintas etnias y el auge de la violencia sexual ya forzaron en 2017 el desplazamiento de 44.000 personas y, en lo que va de 2018, la cifra ya supera las 57.000. ACNUR teme que "miles" de víctimas más lleguen a Uganda "si la situación de seguridad en la RDC no mejora inmediatamente".

La agencia ha admitido que no puede tener una imagen "detallada" de lo que ocurre en el este de RDC, por la falta de acceso, pero ha dado por ciertas los "escalofriantes" testimonios que dan cuenta de todo tipo de abusos, entre los que figuran violaciones, asesinatos y separaciones de familiares.

"Los grupos armados atacan pueblos, saquean y queman casas, matan indiscriminadamente en poblaciones civiles y secuestran a hombres jóvenes y niños", ha lamentado Baloch, que ha denunciado también "ataques de represalia" entre distintas tribus.

BROTE DE CÓLERA

ACNUR también trabaja con sus socios para paliar un brote de cólera que ya se ha cobrado la vida de al menos 32 refugiados, si bien el número de casos detectados ha caído "significativamente" al pasar de 688 a 160 en el mes de febrero.

La agencia ha recordado que la petición de 180 millones de dólares para atender a esta crisis migratoria sigue sin estar cubierta y, de hecho, solo se han comprometido el 3 por ciento de los fondos. "Las necesidades humanitarias son extensas e incluyen comida, agua, refugio y atención sanitaria", ha subrayado Baloch.