Miles de personas salen a la calle en República Checa para exigir la dimisión de Babis, imputado por fraude

El primer ministro en funciones de República Checa, Andrej Babis.
REUTERS / DAVID W CERNY - Archivo
Publicado 10/04/2018 3:12:10CET

PRAGA, 10 Abr. (Reuters/EP) -

Miles de personas han salido este lunes a la calle en República Checa para exigir la dimisión del primer ministro en funciones del país, Andrej Babis, que se enfrenta a cargos por presunto fraude y ha perdido el apoyo parlamentario.

Casi seis meses después de que el partido del dirigente Acción de Ciudadanos Descontentos (ANO) ganara las elecciones con un amplio margen, el empresario continúa sin una perspectiva clara de investidura dado el fracaso de las conversaciones mantenidas con los socialdemócratas.

La mayoría de los partidos han rechazado a Babis debido a las acusaciones de fraude en relación con una serie de subsidios de 2 millones de euros de la Unión Europea. Sin embargo, el primer ministro en funciones continúa negando cualquier tipo de comportamiento ilícito.

Los manifestantes se han reunido este lunes en la plaza Wenceslas de Praga, la capital del país, según la agencia de noticias CTK. Otras 2.000 se habrían congregado en Brno, la segunda ciudad más grande de República Checa. Las fuerzas de seguridad han indicado que se también se han registrado manifestaciones en otros puntos del país.

Los organizadores de la manifestación han denunciado que alguien que se enfrenta a cargos por corrupción no debería encontrarse al frente del Gobierno.

La semana pasada, Babis indicó al diario local 'Lidove Noviny' que estaría de acuerdo con elegir a otro candidato del ANO para liderar al nuevo Gobierno si éste es propuesto por el presidente, Milos Zeman, un movimiento que dista de producirse.

La acusación presentada contra Babis en octubre no supuso sorpresa alguna para el magnate dado que la Policía checa pidió el pasado mes de agosto al Parlamento que retirase la inmunidad parlamentaria a Babis, líder del movimiento ANO y a su vicepresidente, Jaroslav Faltynek.

Los investigadores sospechan que Babis escondió hace más de una década que era propietario de un centro de conferencias y una granja para poder reunir los requisitos necesarios para recibir una ayuda del bloque comunitario destinada a pequeñas empresas.