Las milicias kurdas anuncian una guerra de guerrillas como nueva fase de la resistencia en Afrin

Banderas de las YPG kurdas en el norte de Siria
RODI SAID / REUTERS - Archivo
Actualizado 18/03/2018 19:17:11 CET

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Las milicias de la región siria de Afrin han anunciado una nueva fase de la resistencia contra la invasión turca renunciando a la guerra de posiciones para evitar mayores perjuicios para la población civil y la destrucción de las ciudades, lo que apunta a una guerra de guerrillas contra el Ejército turco y sus aliados, que lograrían así la victoria formal en la ofensiva sobre Afrin iniciada el pasado 20 de enero.

"Los combatientes de la resistencia se lo han hecho pasar mal a uno de los ejércitos más grandes de la OTAN en una pequeña ciudad que demuestra el deseo de libertad del pueblo kurdo y el nivel de su lucha", ha informado en un comunicado el Comité Ejecutivo de la Unión de Comunidades Kurdas (KCK). "Es imposible derrotar a un pueblo que demuestra tanto voluntad de lucha y resistencia", ha subrayado.

Este domingo se han difundido en redes sociales fotografías de militares turcos y sus aliados sirios ondeando sus banderas en el centro de la ciudad de Afrin. En las grabaciones de vídeo se puede ver a los milicianos exultantes tiroteando e intentando derribar la estatua de Kaveh, un héroe mitológico kurdo en el centro de la ciudad.

El KCK denuncia en el comunicado que esta invasión es "un ejemplo del colonialismo genocida y del oscurantismo en Oriente Próximo". "El fascismo del AKP-MHP intenta mantenerse en el poder mediante la agresión, pero su fin se acerca", ha añadido.

"El ataque sobre Afrin es el principio del fin del gobierno fascista AKP-MHP. Nuestro pueblo y todos los pueblos del mundo serán testigos de ello", ha apostillado. El AKP es el Partido Justicia y Desarrollo del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el MHP es el Partido Movimiento Nacionalista, aliado de Erdogan.

El KCK recuerda además el Nawroz, el año nuevo kurdo, y reivindica su celebración en todas las partes del Kurdistán. "Nuestra lucha y nuestro espíritu se elevan en el Nawroz y han forjado al pueblo Kurdo en la esperanza de la libertad de todos los pueblos de Oriente Próximo. Hoy el pueblo kurdo es más fuerte y está más cerca que nunca de la libertad", ha asegurado.

Por eso pide al pueblo kurdo salir a las calles y unirse para encender el fuego del Nawroz, encendido originalmente por Kaveh, el Herrero, un héroe mitológico kurdo que inició la rebelión contra el rey de Asiria hace 2.630 años, y convertirlo en la "antorcha de la victoria".

UNA PESADILLA CONSTANTE

Othman Sheij Issa, copresidente del consejo ejecutivo de Afrín ha asegurado en un discurso televisado que las fuerzas kurdas "están presentes en toda Afrin". "Estas fuerzas atacarán las posiciones del enemigo turco y sus mercenarios a la menor oportunidad", ha asegurado en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Reuters. "Nuestras fuerzas en todo Afrin serán una pesadilla constante para ellos", ha apostillado.

Además, ha denunciado que la ofensiva ha contado con el apoyo tácito de Rusia, que "abrió su espacio aéreo para permitir al Estado turco cometer una masacre contra nuestro pueblo con todas sus armas y sacrificó a estas personas por sus intereses", y reprocha también la complicidad de las potencias internacionales, la coalición contra el Estado Islámico y el Consejo de Seguridad de la ONU.

Othman Sheij Issa ha denunciado que las fuerzas turcas y sus aliados del Ejército Libre Sirio, a los que el portavoz kurdo ha denominado "vestigios del Estado Islámico y el Frente Al Nusra", "han masacrado a cientos de civiles" y pretenden imponer cambios demográficos. Se trata en definitiva de "un genocidio físico, cultural y político contra nuestra sociedad".

Como balance, el responsable kurdo ha informado de 500 civiles muertos, más de un millar de heridos y 820 combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) "caídos como mártires".

También el líder histórico del Partido de la Unión Democrática (PYD) Salé Muslim ha subrayado que la retirada de las Unidades de Protección Popular (YPG) --brazo armado del PYD-- no supone el final de la guerra.

"La retirada de una batalla no significa la pérdida de la guerra o la rendición en la lucha. La lucha seguirá y el pueblo kurdo continuará defendiéndose del genocidio planificado. La victoria será para los pueblos de Siria del Norte", ha asegurado Muslim a través de su cuenta en Twitter.