El presidente de Moldavia insta a Rusia a no considerar la anexión de Transnistria después de Crimea

Publicado 18/03/2014 19:01:53CET

CHISINAU, 18 Mar. (Reuters/EP) -

El presidente de Moldavia, Nicolae Timofti, ha advertido este martes a Rusia de que no considere la anexión en su territorio rusoparlante de Transnistria de la misma forma que ha hecho con la región autónoma ucraniana de Crimea.

Moldavia, una exrepública soviética situada entre Ucrania y Rumanía con una población de unos cuatro millones de personas, planea firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), un pacto similar al que rechazó el derrocado presidente ucraniano Viktor Yanukovich, lo que provocó la crisis que acabó con su mandato.

Las declaraciones de Timofti han tenido lugar un día después de que el presidente del Parlamento de Transnistria, Mijaíl Burla, instase durante un viaje a Moscú al Gobierno ruso a incorporar a su territorio la región, que se declaró unilateralmente independiente de Moldavia en 1990 y que no ha sido reconocido por ningún país, incluido Rusia.

En este sentido, el mandatario moldavo ha asegurado que Rusia estaría cometiendo un "error" si accediese a la solicitud de Burla. "Es un organismo ilegal que no ha tomado ninguna decisión sobre su inclusión en Rusia", ha afirmado en una rueda de prensa en referencia al Parlamento.

"Creo que las acciones de Burla son contraproducentes y no harán ningún bien ni a Moldavia ni a Rusia. Y si Rusia hace cualquier movimiento para satisfacer estas propuestas estaría cometiendo un error", ha advertido Timofti.

Las declaraciones de Timofti han tenido lugar en el marco de la anexión de la región de Crimea a Rusia, después de la celebración de un referéndum que ha llevado al presidente ruso, Vladimir Putin, a firmar el tratado que hace de la península ucraniana parte del territorio ruso. CRÍTICAS POR CRIMEA

El presidente moldavo también ha aprovechado sus declaraciones para criticar la ilegalidad del referéndum de Crimea, además de su anexión a Rusia. La región de Transnistria celebró en el año 2006 un referéndum sobre su inclusión en territorio ruso que fue aprobado por más del 97 por ciento de su población.

En este sentido, Timofti ha asegurado que el objetivo de Moldavia es resolver la situación con Transnistria a través de la diplomacia, con conversaciones en las que se incluya la defensa de la integridad territorial de su país. "Nuestras expectativas de Rusia son que respetará las leyes internacionales en Transnistria", ha afirmado.