Una de las víctimas del 'caso Madre Mía' suma su testimonio contra Ollanta Humala

Ollanta Humala en la Moncloa
EUROPA PRESS
Publicado 13/05/2017 4:08:48CET

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Norvil Estela Delgado, padre de Hermes Estela, uno de los jóvenes asesinados en 1992 en la base militar de Madre Mía, en el centro de Perú, ha sumado su testimonio a las acusaciones contra el expresidente Ollanta Humala, contra quien la Fiscalía reabrió una investigación la semana pasada por su papel en una serie de muertes en la selva peruana.

En declaraciones al diario 'Perú21', Estela Delgado ha relatado el momento del asesinato de su hijo, señalando que si bien no sabe quién fue exactamente el que lo mató, el expresidente estaba presente. Ha explicado que el 6 de junio de 1992 escuchó "una ráfaga de balas" de madrugada. "Le dije a mi esposa: 'Valeria, ¡lo mataron al Hermes!'", ha relatado. "'¡Tonto!, ¿cómo lo van a matar?', me respondió. Pero salí a la calle y lo vi al 'capitán Carlos'", ha continuado.

'Capitán Carlos' es el seudónimo que utilizaba Humala durante su servicio militar en la base de Madre Mía. "Minutos después", ha continuado, "confirmé que mi hijo estaba muerto". Estela Delgado ha explicado que lo que más dolor le provoca es no haber encontrado el cuerpo de su hijo que, como otros, fue lanzado al río Huallaga.

El padre del joven asesinado ha explicado que no fue el primer enfrentamiento que tuvo con el 'capitán Carlos', sino que días antes él mismo fue detenido y llevado ante Humala. "Él sacó su pistola. Nos sentamos en una mesa grande. 'Vamos a conversar: tú vas a responder las preguntas que te haga y a la pregunta que me niegues, le hago cortar las orejas a tu hijo Ramiro'", ha relatado.

Estela Delgado, a quien Humala preguntaba sobre "el mando político, militar y logístico de allá" --la operación militar en la que participaba el expresidente estaba destinada a combatir a Sendero Luminoso y al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru en la selva peruana--, ha asegurado que Humala llegó a amenazarlo con el arma.

"Después ha llegado a ser presidente y eso es lo que más cólera me da. Pido al Estado garantías por mi vida. Acá te matan como pollo y no pasa nada", ha señalado. Al preguntarle sobre quién disparó contra su hijo, Estela Delgado responde que no lo sabe. "Pero Ollanta Humala estaba en el momento en que lo mataron", ha asegurado.

Su esposa, Valeria Vázquez, ha lamentado que sólo pudieran enterrar "su sangre", ya que el cuerpo fue lanzado al río. "Ellos pensaban que éramos terroristas", ha recordado.

'CASO MADRE MÍA'

Una de las víctimas, Jorge Ávila, denunció haber sido torturado por el propio Humala y acusó al exmandatario de ser el responsable de la desaparición de su hermana y su cuñado, según 'El Comercio'. Según Ávila, habrían sido confundidos con integrantes de Sendero Luminoso.

No obstante, en 2009 se archivó la causa porque no había pruebas suficientes para proceder a un juicio oral, ya que algunos de los testigos se habían retractado. Ávila, que se retractó entonces, ha confirmado ahora que recibió 4.500 dólares del entorno de Humala para modificar su versión y no señalar al expresidente.

"Me dieron 4.500 dólares, pero en partes. Uno de los intermediarios ahí fue Amílcar --en referencia a Amílcar Gómez, técnico de tercera del Ejército y conocido como 'el hijo putativo de Ollanta Humala'--", explicó en declaraciones a 'El Comercio', indicando que a cambio tenía que retractarse y no "echar la culpa" a Humala.

Otro de los testigos, el soldado Adolfo Becker Silva, asintió con la cabeza cuando le preguntaron en el programa 'Beto A Saber' si a Natividad Ávila, hermana de Jorge Ávila, le habían cortado el brazo, la habían amarrado y cortado "para ponerle piedras".

Entretanto, Vitmar Leandro Zúñiga, el hermano del otro desaparecido del 'caso Madre Mía', Yander Leandro Zúñiga --esposo de Natividad Ávila--, ha denunciado que el 23 de septiembre de 1992 Yander fue secuestrado por el batallón que dirigía el propio Humala.

En una declaración enviada al diario 'Correo', Leandro Zúñiga ha asegurado que un soldado le confesó que su hermano había sido asesinado y arrojado al río Huallaga al día siguiente de ser detenido.

La Fiscalía ordenó reabrir el caso después de que salieran a la luz nuevos testimonios de la desaparición de la pareja y de las torturas contra Ávila en la localidad de Madre Mía, en la región de San Martín, en plena selva. Los tres habían sido acusados de "terrorismo" por los militares que controlaban la zona.

En el marco de la campaña electoral de 2006, Humala, entonces candidato, fue acusado por su presunta implicación en una serie de asesinatos llevados a cabo en 1992 en la base militar de Madre Mía, donde el expresidente prestaba servicio bajo el seudónimo 'Capitán Carlos'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies