El CITA y Riberebro participan en el desarrollo de un sistema de envasado activo y biodegradable para alimentos

 

El CITA y Riberebro participan en el desarrollo de un sistema de envasado activo y biodegradable para alimentos

CITA Reunión
CITA
Actualizado 24/01/2012 14:39:04 CET

LOGROÑO, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

Empresas de los sectores de la alimentación y el envasado, universidades y centros tecnológicos han puesto en marcha un nuevo proyecto de investigación en envases para alimentos. Los socios del proyecto 'Envasado activo y biodegradable de champiñón en fresco y carne fresca, Actibiopack', coordinado por Bandesur Alcalá S.A., en el que participan CTIC-CITA y Riberebro, y que ha sido promovido por el cluster Food+i.

Los participantes se reunieron hace unos días en la sede del Centro de Innovación y Tecnología Alimentaria en Calahorra para coordinar el desarrollo del trabajo de investigación que concluirá en el año 2014.

El principal objetivo de la investigación es desarrollar a partir de recursos naturales, renovables y biodegradables envases activos para alimentos frescos (carne y champiñón, en concreto) que permitan aumentar el periodo de almacenamiento de los mismos y, a la par, mantener sus propiedades organolépticas y nutricionales durante todo el periodo de conservación. Se busca además que el envase al finalizar su vida sea biodegradable, y por lo tanto respetuoso con el medio ambiente.

MÁS LIGERO

Así, la principal novedad del proyecto está en desarrollar la tecnología necesaria para hacer más ligero el material biodegradable que se emplea en la elaboración de bandejas y obtener un envase que también puede reducir la materia prima necesaria para su fabricación, con la consiguiente reducción de coste. Este desarrollo ofrecería una alternativa sostenible medioambientalmente a las bandejas de poliestireno expandido (EPS) usadas en la actualidad por nuevos materiales biodegradables.

Por otra parte, la vida útil de la carne fresca y champiñones frescos, productos a los que se dirige en principio la investigación por su importancia económica, es limitada debido a su riesgo de deterioro oxidativo y microbiano. Este proyecto tiene también la finalidad de aumentar la vida útil, manteniendo la calidad sensorial sin comprometer la seguridad alimentaria.

El proyecto, que se inscribe en el programa nacional INNPACTO 2011, cuenta con socios que representan a los sectores de alimentación y envasado, así como con centros de tecnológicos y universidades.

El consorcio está integrado por: Bandesur Alcalá S.A., coordinadora del proyecto, WP División Transformados, S.L., Aragonesa de Tintas, Barnices y Lacas, S.A., Asociación para la Investigación, el Desarrollo y la Innovación Alimentaria (entidad gestora del CITA), Asociación para la Investigación de la Industria Cárnica de La Rioja (gestora del CTIC), Riberebro Integral S.A., Profesionales de la Carne S.L., el Laboratorio de Materiales Celulares (CellMat) de la Universidad de Valladolid, el grupo universitario de investigación analítica (GUIA) de la Universidad de Zaragoza y el Centro Tecnológico de Miranda de Ebro.

El consorcio analizó en la reunión de arranque la resolución que incluye el proyecto en el programa nacional INNPACTO 2011 del Ministerio de Economía y Competitividad, que cuenta con cofinanciación europea FEDER, y definió el calendario y tareas para el desarrollo de la investigación, que cuenta con un presupuesto total de 1.679.547, 26 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies