María Dolores Malumbres recibe el Premio 'Mujeres en el Arte' en homenaje a su dedicación, esfuerzo y pasión a la música

MALUMBRES RECIBE EL PREMIO 'MUJERS ESN EL ARTE'
AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO
Publicado 03/03/2018 14:11:30CET

   Su ex alumno, Carlos Blanco, destaca su delicadeza "como cuando un orfebre realiza su obra, de forma artesana, con sumo cuidado"

   LOGROÑO, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La compositora riojana, María Dolores Malumbres, ha recibido este sábado el 'Premio Mujeres en el Arte', en la quinta edición de su celebración, en homenaje a su carrera musical "y a la dedicación, esfuerzo y pasión entregados a cada nota y a cada composición".

   Así ha definido el trabajo de Malumbres la concejal de Cultura, Pilar Montes, quien ha definido a la artista como "moldeadora de sonidos infinitos, escultora de refinadas composiciones ya eternas y arquitecta capaz de edificar bellas melodías dando forma a un silencio que seduce el sentido y hechiza el corazón".

   Previamente a la entrega del reconocimiento, su antiguo alumno y actual profesor de música, Carlos Blanco Ruiz, ha sido el encargado de ensalzar la figura Malumbres quien ha hecho especial hincapié en la personalidad de la artista: "Su forma de pensar la música es detallista, como cuando un orfebre realiza su obra, ella compone con sumo cuidado para conseguir resultados muy personales".

   La música de Malumbres, contemporánea, responde "a las necesidades de los lenguajes actuales y trabaja de una manera artesana", ha destacado.

   Blanco Ruiz ha escrito también el libro 'Las claves de la música de María Dolores Malumbres', publicado por el IER en 2009. Malumbres ha creado, además, varias generaciones de músicos en La Rioja "muchos músicos le debemos lo que sabemos, nos ha abierto muchas puertas y su trabajo de composición a lo largo de más de 30 años está valorado entre los profesionales de la música contemporáneos de forma importante".

   Entre esos ex alumnos destaca también el guitarrista riojano, Pablo Sáinz Villegas, quien estudiaba armonía en clases particulares. Malumbres compuso para él en el año 1996 'Burbujas'. Una obra dividida en cuatro movimientos -independientes entre sí temáticamente- aunque con grandes analogías que la hacen una obra total.

   A nivel nacional, Blanco Ruiz ha destacado que "los principales profesores de música han interpretado sus obras, catedráticos de los conservatorios de Madrid e incluso en festivales de música contemporánea de Alicante, Getxo, Madrid e incluso en el extranjero".

   "Su obra, aunque no muy extensa, ha sido estrenada casi por completo con lo que se demuestra el gran interés que genera", ha finalizado.

   El acto, que se enmarca dentro del certamen 'Mujeres en el Arte en La Rioja', se ha celebrado en el Espacio Lagares y la artista ha estado rodeada por numerosos familiares y amigos que no han querido perderse este reconocimiento. Un homenaje con el que se ha querido destacar públicamente la labor de la mujer en las artes.

   "Este constituye un triple reconocimiento. Por un lado, se valora tu dedicación desde niña, tu creación, tu aportación al mundo de la música y el imprescindible legado que has dejado en esta tierra y alrededor de toda la geografía española", ha destacado Pilar Montes.

MARÍA DOLORES MALUMBRES

   María Dolores Malumbres Carranza (Alfaro, La Rioja, 1931) comenzó sus estudios musicales con su padre, José Luis Malumbres, violinista y compañero de estudios del compositor Fernando Remacha. Consiguió los primero grados de solfeo y piano en Córdoba en 1948.

   Desde ese año estudió piano, armonía y análisis con Remacha hasta 1957, obteniendo como alumna libre en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid el título correspondiente de piano.

   Formó a partir de 1951 una agrupación coral en Alfaro y comenzó a impartir clases particulares de piano, armonía, análisis y composición. Estrenó obras en 1953 de su maestro Fernando Remacha 'Las seis canciones vascas', dedicadas a ella, con la soprano María Eva Zabalza y 'Cartel de fiestas para piano solo'. En esa época comenzó a componer y estrenó en 1954 el 'Cuarteto de cuerda', al que le sigue 'Las tres canciones castellanas', en 1955.

    Tras un extenso paréntesis para dedicarse a un familia, retomó los estudios, realizando entre 1980 y 1987 cursos de composición, análisis, piano contemporáneo y grafías musicales con Carmelo Bernaola, Luis de Pablo, Luigi Nono, Pedro Espinosa, Agustín González y Albert Sardá.

   Sus obras, a partir de ese momento, muestran un carácter no tonal, con una fuerte tendencia contrapuntística y escribe para diversos instrumentos a solo, formaciones camerísticas y orquestales, siendo su música estrenada en ciudades como Logroño, Pamplona, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Santander, Valladolid, Zaragoza, Madrid Alicante, Perelada e incluso en Europa, como en Bayona o Dresde.

   En su catálogo de obras encontramos, entre otras muchas, 'Colores y evocación', obras con guitarra y determinados conjuntos instrumentales, 'Diálogos', para guitarra y piano, 'Burbujas' y 'Soli Deo Gloria' para guitarra o 'Mosaicos', cuatro piezas para flauta, guitarra y cello.