Ayuntamiento estudiará si los vehículos propulsados por GLP pueden tener ventajas en futuras limitaciones de tráfico

Actualizado 03/12/2009 16:21:16 CET

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid estudiará si los vehículos propulsados por GLP-autogas (gas licuado del petróleo para automoción) pueden tener alguna ventaja ante futuras medidas de limitación del tráfico en las zonas sensibles de la capital, adelantó hoy el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

El primer edil hizo el anuncio tras la firma de un convenio de colaboración con el presidente de Repsol-YPF, Antonio Brufau, por el que la empresa privada y la Administración pública se comprometen a desarrollar el uso del GLP como combustible.

El acuerdo, firmado en la estación de servicio Repsol situada en la T2 del aeropuerto de Barajas, supone la incorporación de un nuevo punto de abastecimiento en la capital, al cual se sumará otro punto en el barrio de Santa Eugenia.

En total suman cuatro estaciones de servicio en las que se puede repostar GLP, a las que en pocos meses se sumarán otras cuatro, según anunció el alcalde. Es decir, en breve Madrid contará con ocho estaciones de servicio, lo que la convierte en la ciudad con la mayor red de puntos de venta de GLP de toda España.

Según lo estipulado en el convenio, el Ayuntamiento desarrollará un conjunto de actuaciones para promover la incorporación de vehículos alimentados por GLP en las flotas municipales al tiempo que se continuará extendiendo el uso en el sector del taxi. En este momento, son ya 3.500 los vehículos municipales que emplean cualquier combustible considerado verde.

Por otro lado, como recordó el alcalde, la capital participa en proyectos como el de movilidad eléctrica MOVELE, promovido por el Ministerio de Industria, al que el Ayuntamiento ha sumado incentivos como la gratuidad en el uso del SER.

Por su parte, Brufau expuso que en estos momentos la gasolina y el diésel cubren más del 98 ciento de todas las necesidades energéticas en el sector del transporte pero la diversificación es un "requisito imprescindible" para hacer un uso más sostenible de los vehículos en zonas urbanas.

Entre las ventajas del GLP se encuentra la reducción de costes ya que, según Repsol, un vehículo con este tipo de combustible permite ahorros de hasta 4 euros por cada 100 kilómetros recorridos, lo que se une a una mayor duración del automóvil y a un menor coste de mantenimiento.

Además es menos contaminante y reduce al mínimo los olores, humos y vibraciones del motor. Se da la circunstancia de que cualquier vehículo a motor de gasolina puede ser transformado para poder consumir autogas.

Taxis, autoescuelas, flotas de ambulancias y otros colectivos han encontrado en el GLP "una alternativa económicamente favorable", sostuvo el presidente de Repsol. Este combustible esta presente, como apuntó, en una "modesta" red de servicios del Grupo Repsol. La idea es instalar 80 puntos de venta de autogas a finales de 2010.