La Comunidad mantiene las previsiones de traslado en los centros de discapacitados "para garantizar la seguridad"

Actualizado 10/03/2011 14:23:23 CET

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid mantiene, "en principio", las previsiones de traslado, a lo largo de las próximas horas, de los centros de discapacitados Magerit, Fray Luis de León y del Centro de Atención de Discapacitados Psíquicos de Aarganda con el objetivo de "garantizar la seguridad" de usuarios y trabajadores, según ha confirmado a Europa Press un portavoz del Gobierno regional.

Desde que saltara la polémica el pasado martes --después de que el Servicio Regional de Bienestar Social informara a los afectados con 48 horas de antelación de que se cerrarían los centros-- fuentes de la Consejería han mantenido y remarcado que los puestos de trabajo están garantizados y que se ha seguido el criterio de la cercanía a la hora de trasladar a los usuarios.

Además, han señalado que, al saber de los desperfectos de algunos de estos centros a finales de febrero tras un informe que se realizó para hacer la reforma, se decidió su traslado "con la máxima celeridad" buscando el objetivo de "garantizar su seguridad". "Tanto la de los usuarios como la de los trabajadores", ha asegurado un portavoz de la Consejería.

Ya desde la tarde del martes, la Comunidad de Madrid mantenía que el objetivo de este traslado es realizar una reforma integral de los tres centros en cuestión con el objetivo de mejorar y adaptar los espacios para la asistencia de estas personas.

El Gobierno regional afirmó entonces que se trata de la "rehabilitación de los centros de discapacidad intelectual más antiguos" a través de unas "obras que persiguen garantizar la mayor calidad en el servicio y la atención de estas personas".

Las mismas fuentes precisaron que se ha elegido para comenzar a "aquellos centros donde los análisis que los profesionales técnicos han realizado sobre el terreno en estos últimos meses muestran mayores desperfectos".

CONCENTRACIONES

Unos 250 familiares de los usuarios del centro ocupacional Magerit, ubicado en el distrito madrileño de Carabanchel, se han concentrado desde las 11 horas de este jueves y han cortado un tramo de la calle General Ricardos ante varios autobuses para reivindicar que la Comunidad de Madrid no cierre el centro esta misma noche.

Andrea Gómez, viuda y madre de uno de los usuarios del centro, ha explicado a Europa Press que su hijo lleva 30 años viviendo en las instalaciones. "Entró cuando tenía 18 años y ha pasado aquí prácticamente toda su vida. Si hay que arreglarlo, que lo arreglen, pero queremos que nuestros hijos vuelvan a este centro, y que mientras tanto puedan seguir estando juntos", ha manifestado.

"Yo quiero que mi hijo siga en este centro porque es en el que siempre ha vivido. Ni mi hijo ni sus amigos quieren marcharse. Nosotros no nos oponemos a que lo arreglen. Sólo pedimos que después vuelvan aquí y que, mientras tanto, estén juntos y cerca. Yo, con mi edad, no puedo irme lejos de aquí a verle", ha añadido.

El representante de UGT, Francisco Jiménez, ha asegurado a Europa Press que el traslado del material de los talleres y aulas del Magerit ya ha comenzado, pero que no será hasta esta noche cuando se traslade a los discapacitados que se encuentran en el interior.

Así, ha explicado que las familias han recibido burofaxes informando de este cambio para el que, según ha precisado, se están preparando autobuses y otros medios de transporte. "Se están manteniendo contactos a todos los niveles, supongo, y todavía esperamos la pronta solución", ha explicado.

Por su parte, la responsable de Políticas Sociales del PSM, Carmen Sánchez Carazo, ha criticado la falta de planificación de la Comunidad de Madrid con respecto a este centro y ha anunciado que su partido llevará este asunto a la Asamblea de Madrid a través de una pregunta parlamentaria, algo que también hará IU.

"Desde 2003 ya hay un estudio de planificación para hacer obras. Ese estudio costó 150.000 euros y no se hizo nada. Ahora, la mala gestión de la Comunidad de Madrid lleva a cerrar los tres centros. Lo que es necesario es que haya un compromiso firme de que se arreglen los centros de forma urgentísima", ha dicho.

Los familiares portaban decenas de pancartas de todos los tamaños en las que se podía leer: 'Por el respeto a las personas con discapacidad, no al cierre de centros públicos, no al hacinamiento'. A las puertas del centro, trabajadores e incluso algún usuario daban golpes con algunos instrumentos de cocina. En la puerta del Magerit un cartel pregunta: "¿Qué somos para la Administración? Ganaoooo".

ARGANDA DEL REY

Por su parte, unas cien personas del Centro de Atención a Discapacitados Psíquicos de Arganda del Rey se han concentrado a las 11 horas a las puertas de sus instalaciones de las que, según Filomena Cuevas, miembro del Comité de Empresa, "ya han salido 20 chicos en dirección a la residencia de personas mayores" en la que estarán a partir de ahora.

"El resto, otros veinte, están dentro y no les dejan salir los miembros de los sindicatos", ha explicado Cuevas, que ha anunciado la convocatoria de una nueva concentración para las 11 horas de este viernes también a las puertas del centro.

Los trabajadores y usuarios esperan también la llamada del alcalde de Arganda, Pablo Rodríguez Sardinero, que este miércoles se comprometió a intentar mediar con el Servicio Regional de Bienestar Social de la Comunidad de Madrid para retrasar el cierre una semana. "Estamos esperando desde ayer", ha dicho.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies