El guardia civil acusado de 20 incendios: "Entré en un círculo vicioso de provocar fuego; me excitaba verlo"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El guardia civil acusado de 20 incendios: "Entré en un círculo vicioso de provocar fuego; me excitaba verlo"

Actualizado 02/11/2016 13:48:01 CET

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El guardia civil acusado de provocar 20 incendios en la Comunidad de Madrid en verano de 2013, Enrique Leal Díaz, ha reconocido este miércoles durante la vista oral en la sección 17 de la Audiencia Provincial, ser el autor de los incendios provocados en diferentes municipios de la región, y ha explicado que entró en un "círculo vicioso" que le impulsaba a provocar incendios, algo que le "excitaba" ver.

"La acción era prender pasto, desahogarme, e irme; sabía que ese fuego era malo pero no lo podía evitar", ha narrado Leal ante las preguntas formuladas por el fiscal, a quien le ha confesado la autoría de los incendios ocurridos en Navas del rey, Chapinería, Colmenar de Arroyo y Villanueva de Perales.

Leal, que se enfrenta a una pena de 57 años y seis meses de prisión, además de las correspondientes multas, ha narrado cómo en el primer incendio, el 17 de julio, salió a hacer senderismo por La Pinarilla, vio el pasto, y bajó al pueblo para comprar un mechero, con el que posteriormente incendiaría la zona. Los incendios continuaron hasta el 1 de agosto.

El acusado ha negado que en el verano de 2013 supiera que las zonas incendiadas eran parajes naturales protegidos. "No conozco la Red Natura de la Comunidad de Madrid y no soy del Seprona", ha precisado.

"Tenía que prender, tenía que saciar el impulso de las zonas de pasto; lo que ocurría en mi cabeza me llevaba a prender", ha reconocido Leal, quien ha indicado que iba "obcecado" a incendiar para "calmar la frustración". Tras provocar el incendio, Leal miraba un rato las llamas para después huir en su coche.

Ante preguntas del Ministerio Fiscal, el acusado ha asegurado que su intención "no era hacer daño" y que "no era consciente" de que hubiera personas cerca de los focos de algunos incendios. "Iba a lo que iba, con ansiedad, excitado, obcecado y lo hacía", ha precisado.

Enrique Leal, quien no ha recordado con exactitud algunos de los días y localizaciones en las que se produjeron los incendios, comenzó a ser consciente de la gravedad de los incendios con el provocado en Chapinería, en la M-501. "A raíz de ese incendio veía que me estaba descontrolando mucho", ha reconocido.

Al ser interceptado en las inmediaciones de los incendios de los días 17 y 22 de julio, Leal ha asegurado que tuvo conocimiento de que se había puesto en marcha un dispositivo de vigilancia hacia su persona. "Tenía conocimiento de un dispositivo, pero la impulsividad me llevaba a ello --a provocar los incendios--", ha añadido.

El Capitán de la Guardia Civil que llevó a cabo la investigación, testigo en la vista, ha confirmado el sistema "de vigilancia discreta con personal de paisano" que pusieron a Leal, y que procedieron a detenerle porque había "indicios suficientes".

Entre los indicios, Leal fue interceptado en los incendios del 17 y del 22 de julio, este último día por el Seprona, y su coche, un Ford Focus, también fue visto en las proximidades de los incendios del 18 y el 19 de julio.

Cuando el acusado fue detenido en agosto, reconoció ante su Sargento ser el autor de los incendios, pero que no lo podía controlar, y comenzó a llorar.

ANTIDEPRESIVOS E IMPULSIVIDAD

Leal ha narrado cómo cuando cambió Madrid por Navas del Rey como destino en su trabajo como guardia civil, le fueron recetados antidepresivos y le recomendaron acudir a psicoterapia. Sin embargo, dejó de administrarse la medicación. "No iba a estar toda la vida tomando antidepresivos", ha justificado.

"Dejé la medicación, estaba abatido; Tenía que pagar una vivienda y no fui capaz de establecerme en Navas del Rey", ha relatado.

Ante preguntas de su Defensa, Enrique Leal ha afirmado estar en tratamiento psiquiátrico, con antidepresivos y somníferos. "Antes tomaba un medicamento para controlar la impulsividad", ha asegurado, tras añadir que "desde pequeño" tenía "tendencia depresiva".

Además, ha reconocido que consumía alcohol por dichas tendencias depresivas. "Nadie me había hecho nada, no era feliz trabajando, estaba harto de Navas", ha indicado el acusado.

El juicio continuará mañana en la Audiencia Provincial a las 10 horas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies